Certificado Energético en Málaga y Provincia | info@certific.es | 692-774-950 | 666-895-980 | 951 501 923

Archivo para la Categoría "certificar mi chalet"

Hogares con etiqueta energética

Desde junio, para alquilar o vender una vivienda, el dueño necesitará un certificado que clasificará el inmueble según su eficiencia – El título costará entre 200 y 600 euros.

Al adquirir electrodomésticos, los usuarios ya están acostumbrados a consultar la etiqueta que indica su eficiencia energética porque saben que cuanto más verde sea, más económicos resultarán porque consumirán menos. A partir de junio, quienes quieran vender o alquilar una vivienda deberán obtener una certificación similar. Una vivienda con la categoría más alta de eficiencia energética consume cerca de un 90% menos de energía que una que reciba la peor calificación. Al menos así lo afirman la Asociación de Empresas de Servicios Energéticos y las empresas certificadoras, las que se encargarán de poner nota a las casas gallegas.
E¿Qué es el certificado? Es un informe que analiza la eficiencia energética de una vivienda, que se calcula en función de la energía que necesita consumir en situaciones normales de funcionamiento y equipamiento. Cuánto gastaría en iluminación, ventilación o calefacción para vivir de forma confortable. Obtener el certificado dará derecho, durante diez años, a usar una etiqueta que clasificará el inmueble desde la letra A (más eficiente) a la G (la menos). El grado de eficiencia no excluirá a viviendas del mercado, pero sí podrá condicionar la opinión del comprador o del potencial arrendatario, que puede optar por un hogar que requiera de menos desembolso en energía. Los expertos opinan que en el parque inmobiliario gallego, por su antigüedad, predominarán las letras – y G.
Empresas que lo otorgan. Pueden otorgar el certificado de eficiencia energética arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros industriales e ingenieros técnicos industriales que reciben una formación específica del Gobierno.
E¿Quién debe tenerlo?Los propietarios de inmuebles destinados a la venta o al alquiler que se prolongue más de cuatro meses deberán ponerlo a disposición de sus compradores o usuarios. Quedan exentos de la obligatoriedad de obtener la certificación los monumentos protegidos, los lugares de culto, las construcciones provisionales si su plazo de uso no excede de dos años, los edificios industriales, de defensa o agrícolas, aquellos que tengan una superficie inferior a 50 metros cuadrados y los destinados a un uso inferior a cuatro meses al año o cuyo consumo energético previsto sea inferior al 25% de lo que resultaría si se utilizase todo un año.
E¿Desde cuándo? El Real Decreto entró en vigor el 13 de abril y la presentación del certificado será obligatoria desde el 1 de junio para formalizar contratos de compraventa o alquiler. Los pisos que estén alquilados no lo necesitarán.
Coste. Las cifras que ofrece el sector son dispares porque aún no está clarificado. Según las fuentes, oscila entre los 200 y los 600 euros. Eso es lo que cobraría la empresa certificadora. Falta saber también el coste de la inscripción en el registro.
Obligaciones del propietario. Debe presentar el certificado en el registro que se creará en cada comunidad, aunque el dueño de la vivienda se quedará con el documento. También a la comunidad le compete inspeccionar para ver si la obligación de certificar energéticamente los inmuebles se cumple. El mínimo de las sanciones por no disponer de certificado supera los 3.000 euros.
Recomendaciones. Junto al certificado, el propietario recibirá una serie de “recomendaciones” por parte del certificador para mejorar la eficiencia energética de la vivienda: qué obras se pueden hacer y el coste aproximado que supondrían. Dichas “reformas”, señala María Reyes, desde una empresa certificadora en Vilagarcía, “no son obligatorias”, pero sí recomendables, ya que pueden permitir ahorros de entre 1.000 y 1.500 euros al año en mantenimiento y calefacción. Cambiar la caldera o colocar doble ventana no son grandes inversiones; aislar la fachada requiere más desembolso. Pero, a la larga, subraya, “se amortiza” en la factura energética.


Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

Las edificaciones, ahora también con etiqueta energética

El pasado sábado 13 de abril de 2013 se publicó en el BOE el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril de 2013, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios. La transposición de la Directiva Europea 2010/31/UE llega con un retraso de 3 años.
Este Real Decreto, muy esperado en el sector ya que permitirá dinamizar algo el maltrecho sector de la construcción, refunde en una única normativa, la trasposición de la mencionada directiva junto con el RD 47/2007 de 19 de enero de 2013, mediante el que se aprobó un Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción, derogando este último.
Aunque la medida ocasiona un gasto para los propietarios, sin duda es un paso adelante y proporciona una información muy útil que será de vital importancia para los consumidores a la hora de elegir entre varios inmuebles, permitiendo conseguir grandes ahorros anuales al seleccionar calificaciones altas, y es que si un simple televisor de 300€ posee una etiqueta energética, ¡con mayor sentido debe tenerla una inversión varios ordenes de magnitud superior!
La nueva normativa trae consigo la obligatoriedad de disponer de un certificado energético de edificios, nuevos o existentes, o parte de ellos (viviendas, locales, oficinas, etc.) en este último caso cuando, se vendan o alquilen. Así cuando se haga alguna transacción sobre estos, el certificado debe adjuntarse al correspondiente contrato.
Se creará un registro de certificados por Comunidad Autónoma con capacidad de realizar inspecciones o controles técnicos y en caso de incumplimientos, se procederán a realizar las sanciones pertinentes.
Toda edificación superior a 500m2 (250 m2 para edificios públicos) de pública concurrencia y obligada a poseer un certificado energético, debe mostrar la etiqueta energética en lugar destacado y bien visible (típicamente en los accesos).
También indica que todo edificio que se construya a partir de 2021 (2019 si es público), debe ser de consumo de energía casi nulo.
En general, la entrada en vigor es a partir del 1 de Junio de 2013 y, a partir de dicha fecha, todo contrato de compra-venta o alquiler debe adjuntar el certificado energético y su etiqueta.

¿En qué consiste un certificado energético?

Es un documento en el que, en base a un estudio previo individual y particular, se plasman como mínimo:
  • Datos técnicos y administrativos de la edificación.
  • Relación de normativas energéticas.
  • La calificación energética obtenida de la edificación (etiqueta energética).
  • Lista de actuaciones aconsejadas para incrementar la calificación, con recomendación de incluir su plazo de amortización en caso de acometerse.
  • Listado de pruebas realizadas.
  • Los consumos energéticos anuales y su equivalente en emisiones de CO2.
El coste de un certificado energético y su validez depende de cada tipología de la edificación, la información y datos disponibles a entregar al técnico y de los honorarios de cada profesional. En general una aproximación puede ser entre 1,5 y 4 € por m2.
Los certificados se expiden con una validez de 10 años máximo, tras lo cual debe realizarse uno nuevamente con la normativa vigente, aunque se pueden realizar voluntariamente antes de ese periodo, si se ha acometido alguna obra u actuación que mejore la calificación.
Los certificados energéticos son expedidos por arquitectos, ingenieros o técnicos todos ellos debidamente cualificados. Existen gran número de ingenierías y asesorías energéticas que ofrecen este servicio.[..]



Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

Análisis: El certificado de eficiencia energética

El pasado sábado 13 de Abril de 2013 se publicó en el BOE el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.
El nuevo Real Decreto, siguiendo las exigencias de recientes directivas comunitarias (Directiva 2010/031/UE) relativa a la eficiencia energética de los edificios, establece la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética que deberá incluir información objetiva sobre la eficiencia energética de un edificio. Para conocer los requisitos mínimos de eficiencia energética de los edificios o unidades de éste deberemos acudir al Código Técnico de la Edificación.
A continuación indicamos las principales cuestiones que deben tenerse en consideración en relación con el referido Real Decreto:
¿A quiénes afecta principalmente el Real Decreto?
A los promotores, propietarios de inmuebles, futuros compradores y futuros arrendatarios de inmuebles, así como a las autoridades públicas que ocupen edificios cuya superficie útil total sea superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.
¿Qué es el certificado de eficiencia energética y para qué sirve?
Es un informe que contiene información sobre las características energéticas y la calificación energética del inmueble o de parte del mismo.
El certificado de eficiencia energética debe presentarse por el promotor o propietario del inmueble al órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de edificios, para su inscripción en el registro correspondiente a su ámbito territorial. Una vez inscrito, el propietario del edificio debe conservar el referido certificado.
Los certificados de eficiencia energética estarán a disposición de las autoridades competentes, bien incorporados al Libro del Edificio, si su existencia fuera preceptiva, o en poder del propietario del edificio, o de la parte del mismo, o del presidente de la comunidad de propietarios. Tendrá una validez máxima de diez años, transcurrido dicho plazo deberá renovarse, salvo que con anterioridad se hayan producido variaciones en aspectos que puedan afectar al certificado expedido con anterioridad.
La obtención del certificado de eficiencia energética otorgará el derecho de utilización, durante su período de validez, de la denominada etiqueta de eficiencia energética. Esta etiqueta deberá incluirse en toda oferta, promoción y publicidad, dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del mismo.
Todos los edificios o unidades de edificios, de titularidad privada, que sean frecuentados habitualmente por el público, con una superficie igual o superior a 500 m2, exhibirán la etiqueta de eficiencia energética de forma obligatoria, en lugar destacado y bien visible por el público. Los edificios ocupados por las autoridades públicas, que sean frecuentados por el público, y cuya superficie total sea superior a 250 m2 también deberán exhibir la citada etiqueta en lugar visible y destacado. Para el resto de los casos, la exhibición de la etiqueta de eficiencia energética será voluntaria y de acuerdo con las disposiciones que al efecto aprueben las comunidades autónomas.
¿Qué inmuebles están excluidos de la obtención del certificado de eficiencia energética?
No deberán obtener el certificado de eficiencia energética los siguientes edificios: i) Los edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o por su particular valor arquitectónico o histórico; ii) Los edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y actividades religiosas; iii) Las construcciones provisionales cuyo plazo de utilización sea igual o inferior a dos años; iv) Los edificios industriales, de la defensa y agrícolas; v) Los edificios cuya superficie sea inferior a 50m2; y vi) Los edificios que se compren para reformas importantes o demolición y los edificios o partes de edificios existentes de viviendas cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25% de lo que resultaría si se utilizara durante todo un año, siempre que así conste mediante declaración del propietario.
¿Qué información debe incluir el certificado de eficiencia energética?
El certificado debe incluir como mínimo la siguiente información: i) La identificación del inmueble que se certifica; ii) La indicación del procedimiento utilizado para obtener la calificación de eficiencia energética; iii) La indicación de la normativa sobre ahorro y eficiencia energética de aplicación en el momento de su construcción; iv) La descripción de las características energéticas del edificio; v) La calificación de eficiencia energética expresada mediante la correspondiente etiqueta; vi) Para los edificios existentes, las recomendaciones para la mejora si fuera necesaria, de los niveles óptimos o rentables; vii) Una breve descripción de las pruebas realizadas para la calificación energética y viii) El cumplimiento de los requisitos medioambientales exigidos a las instalaciones técnicas.
¿A quiénes debe presentarse el certificado de eficiencia energética?
Este certificado debe ponerse a disposición de los compradores o usuarios de los inmuebles, con el fin de que pueda valorarse por estos la eficiencia energética del inmueble y de favorecer la promoción de inmuebles de alta eficiencia energética.
Cuando un edificio se venda o alquile, antes de su construcción, el vendedor o arrendador facilitará su calificación energética de proyecto expidiéndose el certificado del edificio terminado una vez construido el edificio.
Cuando un edificio ya existente sea objeto de contrato de compraventa de la totalidad o parte del edificio, el certificado de eficiencia energética obtenido será puesto, a disposición del adquirente. En el supuesto de que el inmueble o parte del mismo, sea objeto de un contrato de arrendamiento, bastará con la simple exhibición y puesta a disposición del arrendatario de una copia del referido certificado.
¿Qué sucede si no se cumplen con los requisitos del Real Decreto?
Las Comunidades Autónomas podrán llevar a cabo cuantas inspecciones estimen necesarias para comprobar y vigilar el cumplimiento de la obligación de certificación de eficiencia energética de edificios.
El Real Decreto establece que el incumplimiento de los preceptos del Procedimiento Básico incluido en el mismo, se considerará en todo caso como infracción en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios y se sancionará de acuerdo con lo dispuesto en las normas de rango legal que resulten de aplicación. Asimismo, establece que si el incumplimiento de los preceptos del procedimiento básico, pudiera constituir una infracción en materia de defensa de consumidores y usuarios, se sancionará igualmente de acuerdo con el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre. El artículo 51 del referido Real Decreto Legislativo establece la cuantía de las infracciones leves, graves y muy graves, ascendiendo las mismas desde un importe de hasta 3.005,06 Euros para las infracciones leves, hasta un importe entre 15.025,31 € y 601.012,10 €, pudiendo incluso rebasar dicha cantidad hasta alcanzar el quíntuplo del valor de los bienes o servicios objeto de infracción, para las infracciones muy graves.
¿Cuándo entró en vigor el Real Decreto y desde cuándo será exigible el certificado de exigencia energética?
El Real Decreto 235/2013 entró en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE (BOE número 89 del sábado 13 de abril de 2013).
La presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte del edificio, según corresponda, será exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento que se suscriban a partir del próximo 1 de junio de 2013.


Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera


A partir del próximo día 1 de junio, las agencias inmobiliarias deberán publicitar el certificado energético de los inmuebles objeto de venta o arrendamiento.

Los propietarios de los locales de negocio destinados a uso independiente o de titularidad jurídica diferente serán los responsables de encargar y conservar el certificado de eficiencia energética.
Las agencias inmobiliarias, tanto en sus escaparates, como en sus Webs, así como en los portales de internet inmobiliarios, se deberá publicitar la etiqueta energética de los inmuebles objeto de compraventa o arrendamiento.


La certificación de eficiencia energética de un inmueble es el proceso por el que se verifica la conformidad de la calificación energética obtenida con el edificio existente y que conduce a la expedición del certificado de eficiencia energética existente.

Los propietarios de los locales de negocio destinados a uso independiente o de titularidad jurídica diferente serán los responsables de encargar y conservar el certificado de eficiencia energética.

Dando cumplimiento a la normativa comunitaria, el Consejo de Ministros ha aprobado el pasado viernes 5 de abril el Real Decreto de certificación energética de inmuebles para trasponer a la normativa española el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de los edificios.

La norma establece que a partir de 1 de junio de 2013 será obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos, para alquileres con una duración superior a cuatro meses, un certificado de eficiencia energética.

La normativa, que ya existe en España para los edificios de nueva construcción desde el Real Decreto 47/2007 del 19 de enero, establece que a partir de 1 de junio de 2013 será obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos  (siempre que los alquileres tengan una duración superior a cuatro meses), un certificado de eficiencia energética.

Este certificado, además de la calificación energética del edificio, deberá incluir información objetiva sobre las características energéticas de los edificios, y, en el caso de edificios existentes, documento de recomendaciones para la mejora de los niveles óptimos o rentables de la eficiencia energética del edificio o de una parte de este, de forma que se pueda valorar y comparar la eficiencia energética de los edificios, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.

El citado Real Decreto establece que la etiqueta energética debe acompañar a cualquier actividad comercial que se realice para vender o alquilar el inmueble, ya sea vivienda, local de negocio u oficina. Por ello, en los portales de internet inmobiliarios, y en los escaparates de las agencias inmobiliarias se deberá publicitar la calificación energética del inmueble.

 En el resto de países de Europa, en los que cuentan con esta normativa de certificación energética de inmuebles, podemos ver en los escaparates de las agencias inmobiliarias como en los portales de internet las etiquetas energéticas como una característica más de la vivienda o local.

Este certificado evaluará la eficiencia energética del inmueble (edificio entero o parte del mismo), otorgándole una calificación en una letra que variará de la A a la G. El documento tendrá una validez de 10 años.

Además de la información objetiva sobre sus características energéticas, el certificado deberá incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del inmueble. El objetivo de la medida es fomentar el ahorro y la eficiencia, así como que se pueda valorar y comparar los edificios, con el fin de favorecer la promoción de aquellos que tengan alta eficiencia y las inversiones en ahorro de energía.

Se calcula que esta normativa conllevará ahorros anuales de aproximadamente 32.000 tep, suponiendo que se realizaran actuaciones de mejora de la eficiencia energética en un 10% de los edificios certificados y se consiguiera un ahorro medio de un 20% con las medidas que se adopten.

Por tanto, las viviendas, locales de negocios y oficinas que a partir del próximo 1 de junio se alquilen o se vendan habrán de contar con un certificado de eficiencia energética suscrito por técnicos que estén en posesión de la titularidad académica y profesional habilitante para la realización de proyectos de edificación o de sus instalaciones térmicas, elegidos libremente por el propietario. En caso de incumplimiento la norma prevé multas de hasta 3000 euros por infracción a los Derechos de los Consumidores.
[…]


Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

Se vende casa con piscina, vistas al mar y certificado energético A

Conozca todas las claves de la nueva clasificación con la que deberán contar todas las viviendas en venta o alquiler


Todos los inmuebles deberán acreditar cuál es su certificación energética, igual que si se tratara de una lavadora o un frigorífico. Son las famosas letras que equivalen a un mayor (letra A) o menor (letra G) grado de emisiones de CO2.

Sepa, por tanto, todas las claves para poder obtener dicha calificación sin sobresaltos.

P¿Qué edificios están obligados a contar con el nuevo certificado de calificación energética aprobado por el Gobierno?

R La obligatoriedad es para todas las operaciones de venta o alquiler de viviendas que se produzcan a partir del próximo 1 de junio, explica el director general de Knauf Insulation para España, Portugal, Latinoamérica y el Norte de África, Alberto de Luca.

P¿A dónde deben dirigirse sus propietarios para tramitar su concesión?

R Los encargados de otorgarlas son los técnicos certificadores ya homologados y aquellos que reciban formación del IDAE, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía. Se deberá hacer uso de los programas informáticos para certificar CE3 y CE3X. Estos programas generan un documento reconocido que certifica la eficiencia energética de los edificios según la escala de la A a la G y además incluyen recomendaciones para la mejora de dicha eficiencia.

P¿Qué parámetros medirá la consecución de dicho certificado?

R Tal y como explica Alberto de Luca, tendrá en cuenta la ubicación de la vivienda, su zona climática, los metros cuadrados de superficie, el sistema de ventanas, el tipo de inmueble, si se han efectuado con anterioridad rehabilitaciones, la antigüedad y sus sistemas de calefacción y refrigeración, entre otros. Con todo ello se genera un volumen de emisiones de CO2 que equivale a una escala de letras de la A a la G en función de si el inmueble es más o menos eficiente.

P¿Qué coste tendrá la obtención de este certificado para el propietario de la vivienda?

R Gobierno y empresas privadas no se ponen de acuerdo sobre las cuantías. Algunas fuentes lo sitúan en torno a 90 euros si se trata de un piso o inmueble promedio. Otras fuentes del sector privado lo sitúan entre unos 300 y 600 euros, según sea una casa unifamiliar o no y en función de su superficie.

P¿Para qué sirve obtener dicho certificado?

R El objetivo último es mejorar la eficiencia energética, fomentando el ahorro y el uso de las llamadas energías limpias. Tal y como ocurre en la actualidad con los electrodomésticos, la catalogación con una letra del grado de emisiones contaminantes de una casa permitirá comparar unos edificios con otros, de tal manera que se convertirá en un activo más a la hora de calcular su valor económico. Igual que los lavavajillas con mejores prestaciones en materia de eficiencia energética son mejor valorados por los consumidores por los ahorros en la factura eléctrica que generan, cuando una casa cuente con un certificado A, querrá decir que residir en ella es más confortable y genera más ahorros que hacerlo en otra con peor calificación.

P¿Qué ocurre si un ciudadano que va a comprar o alquilar una vivienda detecta que ese inmueble no tiene el correspondiente certificado?

R Esa es una cuestión que aún no se ha definido en el nuevo marco regulatorio, ya que se trata de un anteproyecto de ley que deberá tramitarse en las Cortes, y que el Ejecutivo ya ha pedido que se tramite por el procedimiento de urgencia. Por tanto, se desconoce si se articulará un sistema de sanciones para quienes incumplan la normativa. Fuentes de las empresas certificadoras consideran que serán los potenciales inquilinos y compradores de viviendas quienes con su exigencia de conocer la certificación energética de un edificio acabarán imponiendo su obligatoriedad.

P Una vez emitido, ¿hasta cuándo tendrá vigencia el certificado?

R El periodo de validez está previsto que sea de 10 años.

P¿Qué significado tienen las distintas letras que componen la clasificación?

R La escala de clasificación está basada en las emisiones de CO2 y son resultado de la división entre las emisiones del inmueble en cuestión y otro de similares características que cumpla o bien los requisitos del Código Técnico de la Edificación (viviendas construidas a partir de su entrada en vigor en 2007) o para edificios anteriores a esa fecha los valores medios de emisiones que registren inmuebles de características parecidas. Trasladar esos parámetros a una escala de letras será complicado, ya que dependerá del tipo de piso, localización y año de construcción.

P¿Qué ocurre si en una primera evaluación el certificado resultante es el que otorga la peor calificación?

R Se podrán realizar las obras que sean necesarias para mejorar la eficiencia energética de su hogar. Las empresas dedicadas a esta actividad aseguran que existen soluciones para todos los bolsillos que además se acometen sin necesidad de hacer largas y molestas obras y cuyos efectos son ostensibles ahorros. Alberto de Luca, de Knauf Insulation, pone como ejemplo la inyección de lana mineral en las fachadas. Una solución que permite un ahorro de hasta el 25% en la factura energética y puede estar lista en apenas 24 horas. Además, el plan de vivienda contempla subvenciones que aminoran el coste de esta clase de reformas para las comunidades de vecinos.




Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.


La eficiencia energética en el sector inmobiliario, una cuestión de voluntad política

Una encuesta a 35 expertos del sector energético, realizada por la Fundación Entorno-BCSD España, vuelve a cuestionar la falta de voluntad política para emprender las acciones encaminadas a incentivar la eficiencia energética en los edificios.

A partir de las respuestas de los expertos, el informe analiza las distintas materias sobre las que se puede actuar: financiación pública, legislación, entidades financieras y proveedores de soluciones energéticas. Además, la Fundación Entorno ha recabado las opiniones de 450 ciudadanos, con una respuesta clara: solicitan más información para conocer las mejores soluciones para la eficiencia energética y consideran necesarios los incentivos para reactivar este mercado.
Sobre legislación, los expertos apuntan que el Código Técnico de la Edificación y las normas de consumo energético de los aparatos (electrodomésticos, calderas, etc) e instalaciones tendrían que ser más estrictas dado que existen soluciones en el mercado para exigir un mínimo rendimiento energético. También solicitan una nueva revisión de la Ley de Propiedad Horizontal para impulsar las reformas y rehabilitación energéticas en las comunidades de propietarios, cuestión objeto de estudio en el anteproyecto de Ley de Rehabilitación, que pronto será aprobado.

Si hablamos de fiscalidad, más del 77% de los expertos apoyaría la reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para edificios de alto rendimiento energético, además de continuar con la desgravación del IVA en las obras de rehabilitación energética. Penalizar el derroche estableciendo diferentes tramos tarifarios y plantear el IVA reducido a la venta y alquiler de edificios de alta calificación energética, también son objeto de estudio.

En relación a la financiación pública, el sector pide ayudas económicas directas a través de Planes Renove a nivel nacional o mediante la compra de créditos de derechos de emisión a través de Fondos de Carbono. El 80% de de los expertos piensa que los edificios públicos deben ser un ejemplo para avanzar en la eficiencia energética, razón que les lleva a pedir altos estándares energéticos para los mismos.

En cuanto a la financiación privada, no hay una respuesta unánime de los expertos. Sólo el 60% cree que los productos financieros basados en ahorros futuros serán eficaces para el mercado de la eficiencia energética.

Finalmente, la opinión en torno a las posibles soluciones que deben impulsar las comercializadoras de energía pasa fundamentalmente por establecer tarifas especiales a edificios eficientes y facilitar información correcta a los usuarios, entre otras medidas. Pero todo ello debe ir acompañado de profesionales cualificados (ingenieros, consultores, auditores y proveedores de tecnología) para impulsar soluciones reales y avanzar en I+D+i para reducir los periodos de inversión.





Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

Nube de etiquetas