Certificado Energético en Málaga y Provincia | info@certific.es | 692-774-950 | 666-895-980 | 951 501 923

Entradas etiquetadas como ‘Ahorro Energético’

LA REHABILITACIÓN ENERGÉTICA DE LA VIVIENDA PUEDE REDUCIR EL CONSUMO DE CALEFACCIÓN EN UN 40%

 


Lo dice el Ente Vasco de la Energía, organismo dependiente del gobierno vasco. El EVE ha realizado un estudio sobre la utilización de la energía en el sector doméstico de Euskadi. Según ese estudio, el consumo doméstico supone un 8% de la demanda energética vasca y el 15% de la factura, es decir, unos 856 millones de euros. El Ente señala además en ese documento que “el consumo de energía por vivienda en Euskadi supone un gasto de mil euros anuales” y que “las mejoras estructurales en viviendas existentes pueden reducir el consumo de calefacción hasta un 40%”. 
 
El estudio elaborado por el Ente Vasco de la Energía (EVE) ha revelado que las unidades familiares son cada día más pequeñas, “por lo que se está incrementando el número de viviendas principales y se demanda un mayor grado de confort en los hogares, lo que se traduce en más equipamiento, y por tanto, en más consumo de energía”. Pues bien, teniendo en cuenta que los costes energéticos de los combustibles y la electricidad en los hogares son cada día mayores -dice el EVE-, resulta necesario “conocer en detalle” el modo en el que se consume la energía en la vivienda. Así, el estudio realiza un análisis de la situación actual del parque de viviendas de Euskadi, un parque principalmente urbano y costero, con una antigüedad media de 39 años, según el Ente.
 
2,8 veces más
 
Según ese informe, alrededor del 40% del consumo energético de una vivienda vasca corresponde a calefacción. La antigüedad de la vivienda es un factor clave en la pérdida de energía en forma de calor, señala el EVE: “un edificio construido antes de 1979 y sin reformar tiene una demanda en calefacción alrededor de 2,8 veces superior que otro construido después del año 2007, por lo que existe un potencial global de reducción del 40% del consumo en calefacción por mejoras estructurales reformando toda vivienda anterior a 2007”. En cuanto a los tipos de energía empleados, el gas natural se ha ido introduciendo progresivamente en el consumo doméstico hasta llegar a ser el principal combustible utilizado. En 2011, el consumo medio anual de gas natural por vivienda en Euskadi fue de 5.930 kWh, mientras que el de electricidad fue de 3.370 kWh. Otras energías menos empleadas son el gasóleo y los GLP. En el conjunto de todas las energías, una vivienda vasca consume al año el equivalente a 0,69 toneladas de petróleo. En lo que a las energías renovables se refiere, su uso en la vivienda está cada vez más extendido, aunque todavía sólo supone el 5,3% del total.
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

 

Anuncios

EL GAS SUBE CASI UN 100% EN CUATRO AÑOS

 

Mi amiga Lourdes vive en Daganzo, a unos treinta kilómetros de Madrid. Con su marido, Juan Carlos, y sus dos niñas, Gala y Luján. Pagan “una barbaridad de gas” (calefacción y agua caliente). El sábado pasado me invitaron a café y hablamos sobre el particular. Al final, Lourdes sacó las facturas de los últimos cinco años (“la de febrero, que es la gorda”, decía Juan Carlos) y estuvimos repasándolas. Esto es periodismo de andar por casa.
 
Sí, casi un cien por cien de incremento del precio en cuatro años, los transcurridos entre 2009 y 2013 (tengo aquí delante las facturas de todos los febreros, “sí, la de febrero, que es la gorda”, decía Juan Carlos). Gala tiene ocho años, Luján cumplirá dos en julio. Lourdes trabaja como secretaria. Juan Carlos lo hace como mecánico electrónico en una empresa de un polígono industrial de Madrid. Ninguno de los dos gana hoy un 100% más que en 2009. Tampoco el precio del metro cuadrado de suelo ha subido un 100% en estos años. Ni el de los automóviles que anuncian en televisión, ni el de los periódicos, el café en la barra de un bar o el cordero. Sí lo ha hecho, sí ha subido casi un 100%, el precio del gas en Daganzo (gas propano canalizado, concretamente. Lourdes y Juan Carlos le pagaron en febrero a los señores del gas más de quinientos euros (la factura es bimensual, fecha 13.02.2013). Concretamente 513,71. Hoy es 27 de febrero. Nieva, tras el cristal, aquí, en Madrid. Hace frío, mucho frío.
 
La escalada de los precios de los fósiles
El kilo de gas costaba en 2009, en Daganzo, 61,72 céntimos (aquí tengo la factura). En 2010 costó 84,44. Ha costado en este febrero frío 109,92. El pasado mes de diciembre llegó a alcanzar (aquí delante tengo la factura) los 121,14 céntimos (más de un euro). Y la tendencia no parece que vaya a cambiar. El Plan de Energías Renovables 2011-2020 estimaba que el precio del gas natural, que tampoco ha cesado de crecer a lo largo de los últimos cuatro años, se incrementará, en el próximo trienio, en un 25%. El precio de la bombona de butano se ha incrementado en el último bienio exactamente eso, un 25%. El precio del gasóleo de calefacción ha subido, en los últimos doce meses, más de un 20%. Y, ahora, hablemos de biomasa.
 
Tipos de biocombustibles
En 2012, el precio medio de un saco de 15 kilos de pellets comprado suelto ha bajado un 3%. Si quiero calentar el salón de mi casa con una estufa de biomasa (empleando los pellets del saco de quince kilos que compré en el híper), pues el kilovatio hora térmico me saldrá a 4,51 céntimos de euro (c€). Si prefiero comprar a granel porque tengo una caldera en el garaje (para ACS y calefacción para toda la casa) o porque resulta que soy el conserje de un colegio que ha apostado por la bioenergía y no es cuestión de ir saquito a saco, pues el precio baja, claro: 3,38. Eso sí, si mi caldera prefiere cáscara de almendra, pagaré solo entre 2,22 y 1,27 c€ por cada kilovatio hora térmico. Son algunos de los datos, muy concretos, que acaba de hacer públicos la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), el actor clave en nuestro país cuando de esa fuente de energía limpia se trata.
 
La asociación de la biomasa
Avebiom es una asociación muy plural que fue constituida en el año 2004 y en la que hay empresas del sector forestal, ingenierías, generadoras de electricidad, productores de pellets, instaladoras de calderas y también agencias energéticas, centros de investigación e institutos de formación… Pues bien, hace apenas unos días, Avebiom publicó una “consulta de mercado” sobre la evolución que ha experimentado, durante el año 2012, el precio medio de venta al público del pellet doméstico. Y he ahí arriba el resultado. Un resultado muy concreto, en términos absolutos, pero que gana más aún si lo ponemos en relación con otros precios, los de los combustibles sucios que compiten, en el mercado del calor, con la bioenergía.
 
El precio del calor
A saber: gasóleo de calefacción, 8,71 c€/kWh; gas natural, 5,92 (+ coste fijo mensual); GLP butano-propano (11 kilogramos), 10,28; GLP canalizado, 9,13; y fuelóleo, a 6,25 céntimos de euro el kilovatio hora térmico. En fin, que no hay color. Que, cuando de energía térmica se trata, cuando lo que uno quiere es calentar la casa… ni el gas natural, ni el butano, ni el gasóleo de calefacción (ni la electricidad, por supuesto) tienen nada que decir. Y no tienen nada que decir porque si se ponen a “contar” salen perdiendo de todas, todas. Así lo señala Avebiom en su última consulta de mercado, elaborada a partir “del informe de precios energéticos liberalizados del IDAE de 17 de diciembre; los últimos datos de gas natural publicados en el BOE; y datos medios de mercado para electricidad”.
 
Climatización y Genera
Ayer dio comienzo en Madrid Genera, la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, que coincide en el recinto ferial de Ifema con otra feria: Climatización. Durante estos días -27 de febrero al 1 de marzo- esta última -cuentan desde la organización- “ofrecerá al profesional el escaparate de referencia con las últimas novedades y soluciones en materia de Aire Acondicionado, Calefacción y Refrigeración, a través de la participación de 593 empresas de 31 países”. Además, en Genera, hoy hay programadas tres conferencias en el marco de la jornada Bioenergía 2013 (organiza Ategrus). Son estas: “Situación actual, novedades legislativas y oportunidades de futuro en el desarrollo de la bioenergía”; “Usos más destacados de la biomasa y situación de mercado. Proyectos con éxito. Casos prácticos de gestión energética con biomasa”; y, por fin, “Situación actual y perspectivas de futuro para los biocombustibles”.
 

 

EL LED AYUDA A NH HOTELES A AHORRAR HASTA UN 75% EN ILUMINACIÓN

Más de 90 hoteles de la cadena han cambiado sus luminarias por sistemas LEDs, obteniendo un ahorro en consumo de energía para iluminación de hasta un 75%. Esta iniciativa forma parte del Plan Estratégico Medioambiental 2008-2012 de NH Hoteles, que ha permitido el grupo, a traves de diferentas medidas de ahorro energético, lograr que el ratio de energía global se haya reducido en casi un 23%.
 
Entre esas medidas destaca el proyecto de sustitución de luminarias halógenas por otras tipo LED, que nació con el objetivo de conseguir ahorros significativos en cuanto a energía y emisiones de CO2,  sin que ello supusiera una reducción en la calidad de la iluminación. Este proyecto, que se ha puesto en marcha a nivel internacional, ha permitido hasta el momento que 90 hoteles  NH en España hayan sustituido el alumbrado por tecnología LED en las zonas de recepción, bar, parkings, restaurantes y pasillos de las habitaciones, entre otros.
 
“Hemos realizado un estudio para la sustitución de luminarias en las áreas con uso de luz artificial más de 12 horas al día y con el que hemos obtenido un ahorro energético del 75%, así como una recuperación de la inversión en menos de 12 meses”, afirma Mónica Chao, de NH Hoteles.
 
La implementación de la tecnología LED forma parte del proyecto Relamping del grupo, que supuso, en una primera fase, el cambio de hasta un millón de bombillas convencionales por otras de bajo consumo. Otras iniciativas, como los “eco ascensores” de OTIS –cuya tecnología supone un ahorro energético de 1.200 kWh/año frente al ascensor eléctrico tradicional–  y la promoción de las energías renovables, que ya están presentes en un 69% de los hoteles, han mejorado significativamente la eficiencia energética en los establecimientos de la cadena hotelera.
 

Los diez países con la mejor economía verde del mundo

España logra el séptimo lugar en un índice que destaca a las naciones del mundo que más desarrollan la economía verde.

 

Instituciones como Naciones Unidas señalan que impulsar la economía verde es la solución contra la crisis global, tanto económica como ambiental. En esta tarea algunas naciones hacen más esfuerzos que otras, según un estudio que evalúa a los estados más avanzados del mundo en economía verde. Dinamarca y Alemania encabezan el top 10, mientras que España se encuentra en la séptima posición. Este artículo enumera los países con la mejor economía verde del mundo y explica cómo se hizo el índice que destaca a las naciones más “verdes”.

 
Los países con la mejor economía verde
 
El Índice Global de la Economía Verde señala a los países del mundo que más esfuerzos realizan en incorporar prácticas ambientales sostenibles en sus economías. Realizado por la consultora estadounidense Dual Citizen, evalúa a las 27 naciones que según sus criterios suponen más del 90% de la economía verde mundial.
 
Dinamarca y Alemania encabezan el top 10 de las mejores economías verdes del mundo.
 
El informe estudia diversas variables económicas y ambientales, que se contrastan con la percepción de expertos de todo el mundo sobre dichos estados. Con estos criterios, obtienen la lista de los diez países del mundo con la mejor la economía verde:
 
1. Dinamarca: aparece como el primero de la lista en cuanto a resultados y el segundo en cuanto a percepción de los expertos. La inversión en nuevas tecnologías limpias es otro de los factores que explican su posición, ya que se sitúa en primer lugar en aplicación real, aunque en un quinto puesto según la apreciación de los especialistas. Como aspectos menos destacados, el liderazgo, es decir, la capacidad de ser un modelo para otros países y de influir en la escena internacional, se queda en un cuarto puesto en percepción y un quinto en resultados. También se advierten diferencias notables en la práctica de políticas nacionales. Mientras la valoración de los expertos posiciona a los daneses en un segundo puesto, los datos les rebajan hasta el noveno lugar.
 
2. Alemania: aunque es el primer país según la opinión de los especialistas, los estudios le ubican en un segundo lugar en cuanto a producción verde. Los responsables del informe destacan los esfuerzos de alemanes y daneses en continuar con el “crecimiento verde”, a pesar de la “convulsa” situación de los estados de la Eurozona.
 
3. Italia: este tercer puesto se produce por un marco político bastante fuerte junto con la inversión de tecnología limpia. En concreto, las iniciativas en energía solar se dispararon en 2011. Estas acciones pueden ayudar a superar mejor este “periodo turbulento”, según los autores el estudio.
 
4. Suecia: los responsables del informe señalan que pequeños países como Suecia, Dinamarca o Israel ganan reconocimiento público por sus avances.
 
5. Reino Unido: la inversión de los británicos en tecnologías verdes se recuperó en 2011 con un creciente impulso a la energía eólica marina. Reino Unido es además líder, tras Nueva Zelanda, en potenciar el turismo verde, aunque la percepción de los expertos consultados no se corresponda (en un séptimo lugar). No obstante, los responsables del estudio afirman que la mayoría de las naciones no se ponen de acuerdo con los certificados de turismo verde y no promocionan de manera adecuada su oferta en sus páginas web turísticas. “Pierden la oportunidad de atraer a un creciente sector de viajeros”, apostillan.
 
6. Nueva Zelanda: los esfuerzos de los gobiernos por promover el turismo sostenible son “vitales” para una economía verde, según los autores del Índice, y los neozelandeses son los primeros tanto en percepción como en resultados.
 
7. España: este séptimo lugar es consecuencia del resultado global de los diversos indicadores. Las políticas nacionales españolas se traducen en un quinto puesto. En esta variable se destacan los esfuerzos de todos los países que apuestan por las energías renovables.
 
8. Noruega: los noruegos tienen una buena percepción por parte de los expertos y sus políticas nacionales verdes se interpretan en buenos resultados para su economía.
 
9. Brasil: sus crecientes políticas nacionales y su inversión en tecnologías limpias permiten a los brasileños entrar en el top 10.
 
10. Australia: los australianos cierran la lista de las mejores economías verdes del mundo gracias a sus buenos resultados en liderazgo, inversión en tecnologías verdes y en turismo sostenible.
 
El Índice también incluye a las ciudades que más se han implicado en acciones de economía verde. Según los autores, las instituciones locales tienen gran capacidad de establecer soluciones sostenibles y pueden conseguir incluso más resultados que sus homónimos nacionales. Berlín sobresale apoyada en la reputación de su país, mientras que Amsterdam destaca como ciudad en sí. Otras ciudades distinguidas son Copenhague, Estocolmo, Nueva York, Oslo o Londres.
 
Así se ha hecho el Índice Global de la Economía Verde
 
Dual Citizen evalúa cuatro variables fundamentales: liderazgo (15%), decisiones políticas (35%), inversión en tecnologías limpias (35%) y turismo sostenible (15%). Cada componente incluye entre tres y cuatro indicadores. La realización de políticas se basa en el peso de las energías renovables en el sistema energético del país; la adopción de las mejores prácticas ideadas por la propia Dual Citizen; las emisiones contaminantes actuales en comparación con las de años anteriores; y los progresos hacia los objetivos de los planes de generalización de las renovables.
 
Los responsables del Índice utilizan diversos datos, como los ofrecidos por los propios países, el Eurostat, Google Trends y Analytics o el Índice de Representación Ambiental 2012 (EPI) de las universidades estadounidenses de Columbia y Yale. A la hora de conocer la percepción sobre los países, se tuvieron en cuenta 1.440 respuestas a una encuesta enviada a expertos internacionales en medio ambiente y economía de 73 países.
 
Además de los que figuran en el top 10, se evaluaron a los siguientes países: Argentina, Canadá, China, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Finlandia, Francia, India, Indonesia, Islandia, Israel, Japón, México, Países Bajos, Sudáfrica y Turquía. En cuanto a las ciudades estudiadas, también se incluyeron además de las citadas a Abu Dhabi, Auckland, Buenos Aires, Delhi, Estambul, Helsinki, Jakarta, Johannesburgo, Madrid, México Distrito Federal, París, Pekín, Reykjavik, Roma, São Paulo, Seúl, Sydney, Tel Aviv, Tokio y Toronto.
 

700 MILLONES DE EUROS MEJORARÁN LA EFICIENCIA ENERGÉTICA DE LOS HOGARES BRITÁNICOS

 

 

Las autoridades británicas invierten 700 millones de euros para mejorar la eficiencia energética de sus hogares. . El conocido “Green Deal”, o Pacto Verde, es un compromiso de este país en su misión de reducción de emisiones de carbono, respondiendo a las metas impuestas por la Unión Europea.

Este ambicioso plan promueve la rehabilitación de 14 millones de viviendas con el fin de aumentar su eficiencia energética para principios de la década de 2020.

El Pacto Verde es el mayor programa de rehabilitación urbana desde la segunda guerra mundial en Reino Unido, y se centra en un área considerada por muchos como la más económica y fácil de abordar para combatir el cambio climático. El 29% de las emisiones de carbono que produce Reino Unido provienen de sus hogares.

Las viviendas británicas que llevan varias décadas construidas, son mucho menos eficientes que sus homólogas europeas. Las facturas de energía para los hogares noruegos son más bajas que en el Reino Unido, y la causa es que en Gran Bretaña, 10 millones (43%) de cubiertas carecen de aislamiento adecuado y 8 millones de viviendas tienen paredes que aún no han sido aisladas.

La decisión de aislar las viviendas “antiguas” en Reino Unido tiene la misión de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera, mantener una temperatura acogedora en las casas, y que la energía sea asequible para todos. 

Con este plan el gobierno propone ofrecer préstamos a largo plazo con un interés muy bajo para los propietarios que hagan más eficientes sus hogares y reduzcan así sus facturas. El Pacto Verde, que se inauguró el pasado 29 de Enero de 2013 ayudará a miles de hogares a “mantenerse caliente por menos”.

Según un comunicado de la Comisión Europea (CE) las ayudas se conceden a través de distintos organismos estatales y del Banco Británico de Inversiones Verdes.

El Departamento de Energía y Cambio Climático Británico (DECC), uno de los mayores implicados en la puesta en marcha del plan, afirmó que, más de cien casas ya habían firmado para realizar las evaluaciones requeridas para unirse al proyecto, aunque las cifras oficiales se están recogiendo todavía.

A través de este pacto, los propietarios de viviendas reciben un préstamo para realizar trabajos de aislamiento en sus viviendas y otras adecuaciones que las harán más eficientes energéticamente. De esta forma evitan la elevada inversión inicial y sólo pagan un canon mensual que se suma a su factura de electricidad. Los inquilinos de las viviendas únicamente reembolsan ese gasto mientras residen en esa vivienda, cuando se marchan corresponde al nuevo ocupante continuar con el pago.

Cualquier propietario que se incorpore al sistema en primer lugar tendrá su casa revisada por un evaluador independiente, que le asesorará sobre posibles mejoras, costes y plazos de ahorro de energía. 

Posteriormente, los proveedores de este acuerdo ecológico realizarán un presupuesto para el trabajo propuesto por los evaluadores, con lo que los dueños de los hogares quedan liberados de tener que acudir a diferentes fuentes para pedir presupuesto antes de realizar los cambios. Gracias a este acuerdo las reformas se realizarán sin coste inicial.

Los préstamos serán concedidos a través de organizaciones sin fines de lucro pertenecientes al departamento financiero del Pacto Verde y el importe será recuperado por el gobierno de forma gradual durante 25 años a través de un cargo mayor en las facturas de electricidad de los propietarios.

El Gobierno Británico afirma que “El Pacto Verde” ayudará a miles de hogares a ahorrar energía y reducir su factura eléctrica, además de generar miles de puestos de trabajo, no sólo en los próximos años, sino también a largo plazo. Además garantiza que el Banco Británico de Inversiones Verdes se retirará de ese mercado para permitir la entrada de inversores privados.

Fuente: http://www.inarquia.es

Nuestras casas y edificios son claves para un Futuro Sostenible

Imagen

 

La clave: reducir el despilfarro

El conjunto de edificios existente en la Unión Europea consume más energía que el sector del transporte (33%) o el sector industrial (26%), según datos del IDAE. Nada menos que un 41%. Nuestras calefacciones y aparatos de aire acondicionado suponen dos tercios del consumo total de energía de un edificio. Pero eso no significa que el despilfarro se produzca al consumir electricidad. Estas cifras tan elevadas se deben fundamentalmente a la falta de un correcto aislamiento de nuestra vivienda, tanto de muros y cubiertas como de huecos acristalados.
 
Una Casa que Ahorra es, por tanto, una vivienda energéticamente eficiente, que demanda hasta un 90% menos de energía. Su alto rendimiento energético parte de una reducción de la propia demanda y la eliminación del derroche al que estamos acostumbrados.
 

Un sistema ahorra hasta un 50% de energía en ordenadores

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado una herramienta que permite un ahorro energético de hasta el 50 % en un clúster de ordenadores, ya que apaga los nodos que no están siendo utilizados y los enciende bajo demanda y en tiempo real.

 

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado una herramienta que permite un ahorro energético de hasta el 50 % en un clúster de ordenadores, ya que apaga los nodos que no están siendo utilizados y los enciende bajo demanda y en tiempo real. En la foto de archivo, una joven instala su ordenador antes de iniciarse un “campus party” en Valencia.  EFE/Kai Försterling

 

Así lo ha explicado a EFE Carlos de Alfonso, investigador del Grupo de Grid y Computación de Altas Prestaciones (GRyCAP) del Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular de la UPV, quien ha destacado que este sistema, denominado CLUES, no solo permite ahorrar energía sino conservar mejor los equipos.

El sistema, que se puede descargar de forma gratuita a través de la páginawww.grycap.upv.es/clues, está especialmente dirigido a centros con grandes volúmenes de equipamiento informático, como centros de datos o de cálculo.

Según del investigador, muchos ordenadores están encendidos aun cuando no están siendo utilizados, y este problema también ocurre, a una escala mucho mayor, en el caso de infraestructuras como clusters o despliegues de almacenamiento en la “nube”.

Si a esto se le suman aspectos adicionales como los sistemas de refrigeración necesarios para mantener la temperatura, en algunos casos el derroche energético puede suponer más del 70 por ciento del tiempo (considerando la jornada laboral como el tiempo de uso de la máquina).

Manos tecleando en ordenadores

Foto/EFE/Manuel Bruque

CLUES

El encendido de muchos nodos de un mismo sistema de forma simultánea puede causar una sobredemanda en el consumo eléctrico, y CLUES trata de amortiguar estos picos de demanda de energía, con un encendido de nodos contenido. Así se limita la incidencia del encendido y apagado de los nodos en el sistema eléctrico general.

 

Carlos de Alfonso ha indicado que el ahorro energético medio que se consigue con esta herramienta puede ir desde algo más del 20 por ciento en equipos nuevos hasta el 40 o 50 por ciento, en los antiguos.

Esta herramienta ha recibido en el último año más de 500 descargas desde lugares como Bielorrusia, Italia, Ucrania, China, Corea, Cuba, Eslovaquia, Portugal, Alemania, Singapur, Inglaterra, Rusia y la India, y en España, desde Canarias, Galicia, Castilla y León, Madrid, Barcelona y la Comunidad Valenciana.

El sistema CLUES se encarga de monitorizar la utilización de los gestores de recursos locales mediante una serie de aplicaciones de integración, y una vez detecta que un nodo no ha sido utilizado durante un tiempo lo considera candidato a ser apagado.

Si ningún sistema integrado en CLUES reclama su utilización, el nodo de apaga, se hiberna y pone en modo de “stand by”.

Los nodos necesarios

Cuando un usuario solicita la ejecución de un trabajo o una petición de máquina virtual, CLUES verifica si los nodos que hay en funcionamiento podrán atender la demanda y, en caso de que no se cuente con recursos suficientes, el sistema tratará de poner en funcionamiento los nodos necesarios para que la tarea pueda ser ejecutada.

 

Uno de los objetivos de este sistema es afectar lo mínimo posible a la interacción del usuario con el clúster y CLUES trata de que la apariencia sea en todo momento como si el conjunto se encontrara siempre completamente encendido.

Así, el usuario que lance un trabajo se verá afectado únicamente en caso de que no se hayan encendido los nodos necesarios para la ejecución o puesta en funcionamiento de la máquina virtual, pero en estos casos solo tendrá que esperar un corto espacio de tiempo a que se encienden los nodos.

CLUES se diferencia de otros gestores en que permite no solo integrarse con virtualmente cualquier Sistema de Gestión de Recursos Locales, sino también desarrollar políticas de planificación de encendido y apagado de máquinas mixtas entre distintos middlewares de control, el software que asiste a una aplicación para interactuar o comunicarse con otras aplicaciones y/o sistemas operativos.

Nube de etiquetas