Certificado Energético en Málaga y Provincia | info@certific.es | 692-774-950 | 666-895-980 | 951 501 923

Entradas etiquetadas como ‘certificador energético en málaga’

LA EÓLICA GENERÓ EL 56% DE LA ELECTRICIDAD DEL RÉGIMEN ESPECIAL EN ENERO Y FEBRERO

Debido a la elevada generación con eólica, la liquidación total del Régimen Especial hasta febrero ha sido de 1.482 millones de euros.
 
 
La eólica ha generado el 56% de la electricidad del Régimen Especial (11,6 TWh) y ha supuesto el 33,4% de las primas reales en enero y febrero, según la liquidación 2/2013 del Régimen Especial publicada por la Comisión Nacional de Energía (CNE).

Debido a la elevada generación con eólica, la liquidación total del Régimen Especial hasta febrero ha sido de 1.482 millones de euros, que supone un 1,7% menos respecto a lo previsto por el regulador, a pesar de haberse generado un 21,3% más que en el mismo periodo de 2012.

Hay que recordar que el aumento del déficit de tarifa se produce no por las primas al Régimen Especial, sino por las desviaciones en las previsiones del regulador. La liquidación para los dos primeros meses del año arroja un déficit de 1.003 millones, lo cual se sitúa un 25,8% por debajo de lo previsto por el regulador. Esto significa que, por el momento, se está siguiendo la senda prevista.

En enero y febrero de 2013, la eólica ha producido un 36,6% más que en el mismo periodo de 2012. Se mantiene por ahora en la senda de producir 52 TWh en el año, que es lo previsto por el regulador.

 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera
Anuncios

10 COSAS QUE HAY QUE SABE SOBRE LA CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

 
La nueva etiqueta energética será un requisito importante a la hora de comprar o alquilar.
 
El pasado 16 de abril entró en vigor el RD 235/2013, de 5 de abril por el cual todos los edificios, viviendas y locales que vayan a ser arrendados o vendidos, han de tener un certificado energético. Desde ahora hasta el 1 de junio, fecha en que esta exigencia será de obligado cumplimiento, se abre un periodo en el que probablemente se produzca una gran demanda de técnicos en certificación energética.  En un comunicado público, el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, ha elaborado un documento de respuestas a las 10 preguntas que los propietarios de estos inmuebles han de conocer ante esta nueva situación.
 
¿Qué es la certificación energética?
Se trata de un certificado por el que se verifican las características energéticas, obteniendo así una calificación  energética.
 
¿Es obligatoria la certificación energética?
Sí, El RD 235/2013 de 5 abril, exige dicho certificado al propietario de un edificio, vivienda o local que vaya a ser vendido o arrendado.  También es exigible a los edificios de nueva construcción. Además, la etiqueta de eficiencia energética debe figurar en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler de la vivienda o local. Las inmobiliarias deberán exhibir la etiqueta energética en sus anuncios. El incumplimiento de estos preceptos será considerado una infracción sancionable.
 
¿Se deben certificar también los locales comerciales?
SÍ, el Real Decreto no distingue entre viviendas y locales comerciales. Sólo se exceptúan los edificios industriales y los locales que tengan menos de 50 metros cuadrados o que se alquilen por menos de 4 meses.
 
¿Qué técnicos realizan la certificación energética?
La normativa establece que los Ingenieros Industriales pueden realizar los certificados energéticos. Un ingeniero industrial proyecta y dirige instalaciones eléctricas, de  calefacción y refrigeración, por lo que está altamente cualificado para realizar certificaciones energéticas.
 
Además de los ingenieros industriales, están capacitados los arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros técnicos industriales y otros técnicos de formación profesional, estos últimos en calidad de técnicos ayudantes.
 
¿Qué aporta el certificado?
El certificado permitirá determinar la calidad de la vivienda desde un punto de vista de ahorro energético. La etiqueta energética clasifica los edificios desde la A (Favorable) a G(Desfavorable). Un buen certificado permitirá detectar donde se producen los gastos innecesarios en instalaciones debidos a malas condiciones de la vivienda o instalaciones, permitiendo al propietario aumentar la calidad de la vivienda que desea vender o alquilar. Los inquilinos o nuevos propietarios podrían beneficiarse de ahorros de hasta el 31%.
 
¿Cuál es el coste de certificar una vivienda?
Cada empresa o profesional puede ofrecer libremente tarifas para certificar viviendas. El precio dependerá de lo que le ofrezca el profesional que realiza el estudio. Si se quiere obtener una buena estimación del gasto anual en energía así como el estudio de la inversión que sería necesaria para conseguir ahorro energético y por tanto económico, el coste del certificar una vivienda estará en torno a los 250 €. No obstante el importe variará en función de otros factores como la complejidad de las instalaciones, los metros cuadrados, o la documentación que se aporte sobre la propiedad.
 
¿Qué validez tiene el certificado?
El certificado tiene una validez de 10 años, por lo que su repercusión anual es muy baja. Los potenciales ahorros a obtener superan con creces el coste del certificado.
 
¿Pueden exigir los inquilinos el certificado a los propietarios?
Si la vivienda no está exenta de su cumplimiento, el propietario tiene la obligación de tener dicho certificado. Cualquier persona o asociación de consumidores le podría denunciar por incumplimiento.
 
¿Existirán sanciones si no se dispone del certificado?
No tener el certificado implica una infracción en materia de consumidores y usuarios, así como una infracción en materia de certificación de eficiencia energética. Las sanciones pueden ser de hasta 600.000 euros, en función su gravedad. Puesto que la etiqueta energética debe incorporarse a toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler, se podría sancionar a propietarios o a inmobiliarias.
 
¿Hay ayudas para acometer estas mejoras?
El gobierno ha puesto en marcha una serie de ayudas para las comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas.
 

 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

 

FERROLINERAS, CUANDO LOS TRENES RECARGAN LA BATERÍA DE LOS COCHES ELÉCTRICOS

  • Recogen la energía que producen los convoyes y que devuelven a la catenaria.
 
  • Podrían situarse junto a las estaciones, incluidas las de metro.
 

Los trenes eléctricos devuelven a la catenaria más energía de la que consumen. Toda esa electricidad puede ser aprovechada para múltiples usos. Uno de ellos son las ferrolineras, puntos de recarga para coches eléctricos con un coste mínimo y con un gran futuro por delante.
 
La ferrolinera, un proyecto del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para cargar coches eléctricos aprovechando la energía de frenada de los trenes, acaba de ser galardonado con el Premio Europeo de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), según destaca la web http://www.autocasion.com.
 
El objetivo de estas instalaciones es promover el desarrollo de la movilidad eléctrica urbana mediante el aprovechamiento de la energía generada al frenar los trenes y la integración de los sistemas auxiliares de apoyo basados en energías renovables, a través de puntos de recarga para vehículos eléctricos conectados a la red ferroviaria.
 
De esta forma, la energía recuperada a partir de este frenado y la energía fotovoltaica disponible en las marquesinas de los aparcamientos permiten la carga de baterías de los vehículos, gracias a un sistema de almacenamiento de la energía eléctrica y su distribución mediante postes de suministro.
 
Adif tiene actualmente en servicio dos ferrolineras, una en la estación de trenes de María Zambrano de Málaga y otra en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de esta ciudad.
 
Según la empresa encargada de las infraestructuras férrea, esta red de puntos de recarga de coches eléctricos puede ser extendida por toda España utilizando los espacios disponibles en 1.500 estaciones de tren de Adif y terminales logísticas. La entidad que preside Gonzalo Ferre define la ferrolinera como “un proyecto pionero a escala mundial”.
 
Entre otras ventajas, las ferrolineras favorecen el desarrollo de la movilidad eléctrica urbana, con la consiguiente reducción del consumo de energía y las emisiones de CO2; permiten una mayor infraestructura de recarga para coches eléctricos, lo que aumenta la confianza de los usuarios en este tipo de vehículos; aprovechan la energía de la frenada de los trenes para generar electricidad, lo que deriva en un importante ahorro económico y las numerosas estaciones de trenes y metro repartidas por España garantizan la mencionada existencia de un gran número de puntos de recarga y su cercanía a los conductores.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

GESTIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA: AHORRA Y GANA

Es curioso. Cada vez somos más responsables con el medio ambiente, cada vez tenemos más en cuenta el impacto de cualquier actividad en el consumo de energía, hoy en día existe una gran conciencia ciudadana en el sentido de que hay que cuidar de este planeta y de sus recursos… pero todos bajamos en ascensor los edificios. Antiguamente, la gente bajaba andando, incluso en algunas casas se avisaba con un cartel de que estaba prohibido bajar en ascensor. Nos hemos vuelto todos muy cómodos. Pero esto ya es cuestión de cada uno, de lo que cada cual quiera contribuir al ahorro energético, sin embargo cuando hablamos de la responsabilidad de las empresas en ese ahorro energético, tratamos de una cuestión que trasciende lo personal y se está convirtiendo cada vez más en una obligación, moral y legal, de las compañías respecto su huella medioambiental.
 
Buena prueba de que este asunto se ha convertido en algo más que una moda de concienciados y es una obligación más con un criterio por el que se va a evaluar a cada una de las empresas, es lo que las autoridades han decidido en Europa y ahora también en España. Se trata de que los edificios tengan su Certificado de Eficiencia Energética (EPC en inglés). Este documento describirá lo eficaz que es un inmueble en cuanto al consumo de energía y permitirá a propietarios e inquilinos comparar y evaluar activos en función de su eficiencia energética. Es el resultado de la Directiva 2010/31/EU de 19 de mayo 2010 sobre eficiencia energética de edificios, continuación de la Directiva 2002/91/EU de 16 de diciembre de 2002.
 
Esta directiva ya está implantada en el resto de Europa y llega ahora con retraso a España. A partir del próximo mes de junio se espera su entrada en vigor y obliga a que la mayoría de los inmuebles que se vendan o alquilen cuenten con un “certificado de eficiencia energética” lo que va a generar efectos muy positivos tanto para los ciudadanos en su conjunto como para sectores muy castigados por la crisis económica como el sector de la construcción. Para que esto sea así, es necesario que la entrada en vigor de la normativa europea vaya acompañada de medidas de estímulo y una correcta información a toda la sociedad. Otro aspecto interesante de esta medida, en un país con una gran dependencia energética, y en el que el 40% del consumo se estima corresponde a las edificaciones, es que propiciará la bajada significativa de ese consumo contribuyendo a la reducción de esa dependencia exterior.
 
“El objetivo es reducir un 20% la emisión de gases con efecto invernadero de los activos inmobiliarios de Europa”
 
Todos sabemos que la eficiencia energética consiste en hacer un uso racional de la energía utilizando aislamientos adecuados, un sistema de calefacción y aire acondicionado eficiente, lámparas de bajo consumo, etc. Por todo ello los EPCs serán una mejora útil y necesaria para la modernización de los activos inmobiliarios y un estímulo a la hora de realizar inversiones para la mejora energética de los edificios. El objetivo de la Directiva Europea es reducir un 20% la emisión de gases con efecto invernadero de los activos inmobiliarios de Europa y nosotros pensamos que los EPC son una herramienta necesaria para lograrlo. No obstante, si los propietarios no tienen la conciencia social necesaria será complicado; por eso es tan importante que las empresas punteras nos convirtamos en los ‘opinion makers’ y contribuyamos con nuestro ejemplo a dar la importancia necesaria a este tipo de actuaciones.
Existen muchas actuaciones puntuales concretas que pueden llevarse a cabo para mejorar el impacto de las edificaciones e infraestructuras, por ejemplo, el calibrado de las instalaciones de refrigeración, la instalación de iluminación de bajo consumo tipo LED o la renovación de fachadas y cubiertas de edificios protegidos para mejorar su coeficiente de aislamiento térmico y nivel de eficiencia. Todo lo relacionado con la preservación del entorno y la reducción del impacto medioambiental de la actividad empresarial debería ser un objetivo clave dentro de la Responsabilidad Social Corporativa de todas las compañías, y en nuestro caso, ya estamos trabajando para certificar toda nuestra cartera y pretendemos que nuestras adquisiciones cumplan con estos requisitos. Creemos que no solo es una inversión para nuestra compañía sino que también lo es para el conjunto de la sociedad por su efecto en el medioambiente. Como decía al principio, cada uno debe ser consciente de la importancia del ahorro en energía. ¡Ah! y bajar andando las escaleras también es bueno para la salud.
 
Manuel Rodríguez Guzmán es director de desarrollo y responsable de las actividades de sostenibilidad medioambiental en REDEVCO España.
 
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

LA CALIFICACIÓN ENERGÉTICA DE LOS ELECTRODOMÉSTICOS DEBERÍA EXTENDERSE A TODOS LOS PRODUCTOS, INCLUIDO LA VIVIENDA

Como si se tratase de electrodomésticos, las viviendas van a tener de manera obligatoria una etiqueta energética. Pero de tan anunciada, su retraso empieza a no entenderse. Diversas entidades relacionadas con la certificación energética de viviendas reclaman al Gobierno que apruebe ya –como se esperaba– el decreto que ponga en marcha el procedimiento.
 
Así las casas tendrán una etiqueta energética, por su potencial para activar la rehabilitación y aumentar el ahorro de energía. El sector no se explica por qué el real decreto que debería obligar a tener un certificado energético al vender o alquilar una vivienda sigue en los cajones del Ministerio de Industria a pesar de que se ha superado el plazo fijado por Bruselas para su aprobación.
 
Así lo asegura el presidente de la Asociación española para la calidad en la edificación (Asece), Adrián Sánchez, quien califica el retraso como “una tomadura de pelo”. “Este año he estado en bastantes congresos y desde el ministerio siempre han dicho que la aprobación era inminente”, critica Sánchez.
 
El proyecto de real decreto del Ministerio de Industria, que salió a consulta pública en julio del año pasado, fijaba el 1 de enero de 2013 como fecha límite para que todas las viviendas objeto de compraventa o alquiler contaran con un certificado energético.
 
El certificado, que ya se usa en las casas de nueva construcción, lo pagará el propietario del inmueble que quiera vender o alquilar, y tendrá una validez de diez años. Es una etiqueta similar a la que se utiliza en los electrodomésticos, con un código de color y una letra que va de la “A” (la más eficiente) a la “G” (la menos eficiente) en función de las emisiones de carbono por metros cuadrados de vivienda.
 
Según Asece, más de 15.000 propietarios han solicitado a la asociación presupuesto para la contratación de la etiqueta energética de sus viviendas, pero no pueden empezar hasta que el Gobierno apruebe la normativa.
 
No solo electrodomésticos y viviendas, sino a todos los productos
 
Alberto Sampedro es ingeniero técnico en Diseño Industrial. Alberto busca siempre la calificación energética A en la etiqueta de los electrodomésticos para que consuman menos y cree que debería extenderse a todos los productos energéticos.
 
La Directiva 2010/30/UE del  Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010,  es la que regula la la indicación del consumo de energía y otros recursos por parte de los productos relacionados con la energía, mediante el etiquetado y una información normalizada.
 
Lo primero en lo que me fijo cuando compro un electrodoméstico es en que tenga una calificación energética A, porque me garantiza que tendrá un menor consumo . Creo que es muy importante que todo el mundo sea consciente de la importancia de consumir productos eficientes energéticamente, no solo por una cuestión de sostenibilidad, sino porque implica un ahorro importante a los consumidores.
Está muy bien que la Unión Europea regule que los productos lleven esta calificación, pero creo se debería ir más allá y exigir esta clasificación a todos los productos que estén relacionados con la energía.
 
Sé que en Francia las viviendas ya se califican con el mismo sistema, de modo que cuando compras o alquilas un piso ya sabes que si tiene una clasificación C, D o E es probable que tengas un coste energético muy alto, mientras que si tiene una A, sabes que será una vivienda eficiente energéticamente y te saldrá más barato vivir en ella.
 
De todas formas, está por que ver cómo se aplica esta norma en España y cómo afecta a los ciudadanos.
  
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

Nube de etiquetas