Certificado Energético en Málaga y Provincia | info@certific.es | 692-774-950 | 666-895-980 | 951 501 923

Entradas etiquetadas como ‘certificar mi casa en málaga’

10 COSAS QUE HAY QUE SABE SOBRE LA CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

 
La nueva etiqueta energética será un requisito importante a la hora de comprar o alquilar.
 
El pasado 16 de abril entró en vigor el RD 235/2013, de 5 de abril por el cual todos los edificios, viviendas y locales que vayan a ser arrendados o vendidos, han de tener un certificado energético. Desde ahora hasta el 1 de junio, fecha en que esta exigencia será de obligado cumplimiento, se abre un periodo en el que probablemente se produzca una gran demanda de técnicos en certificación energética.  En un comunicado público, el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, ha elaborado un documento de respuestas a las 10 preguntas que los propietarios de estos inmuebles han de conocer ante esta nueva situación.
 
¿Qué es la certificación energética?
Se trata de un certificado por el que se verifican las características energéticas, obteniendo así una calificación  energética.
 
¿Es obligatoria la certificación energética?
Sí, El RD 235/2013 de 5 abril, exige dicho certificado al propietario de un edificio, vivienda o local que vaya a ser vendido o arrendado.  También es exigible a los edificios de nueva construcción. Además, la etiqueta de eficiencia energética debe figurar en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler de la vivienda o local. Las inmobiliarias deberán exhibir la etiqueta energética en sus anuncios. El incumplimiento de estos preceptos será considerado una infracción sancionable.
 
¿Se deben certificar también los locales comerciales?
SÍ, el Real Decreto no distingue entre viviendas y locales comerciales. Sólo se exceptúan los edificios industriales y los locales que tengan menos de 50 metros cuadrados o que se alquilen por menos de 4 meses.
 
¿Qué técnicos realizan la certificación energética?
La normativa establece que los Ingenieros Industriales pueden realizar los certificados energéticos. Un ingeniero industrial proyecta y dirige instalaciones eléctricas, de  calefacción y refrigeración, por lo que está altamente cualificado para realizar certificaciones energéticas.
 
Además de los ingenieros industriales, están capacitados los arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros técnicos industriales y otros técnicos de formación profesional, estos últimos en calidad de técnicos ayudantes.
 
¿Qué aporta el certificado?
El certificado permitirá determinar la calidad de la vivienda desde un punto de vista de ahorro energético. La etiqueta energética clasifica los edificios desde la A (Favorable) a G(Desfavorable). Un buen certificado permitirá detectar donde se producen los gastos innecesarios en instalaciones debidos a malas condiciones de la vivienda o instalaciones, permitiendo al propietario aumentar la calidad de la vivienda que desea vender o alquilar. Los inquilinos o nuevos propietarios podrían beneficiarse de ahorros de hasta el 31%.
 
¿Cuál es el coste de certificar una vivienda?
Cada empresa o profesional puede ofrecer libremente tarifas para certificar viviendas. El precio dependerá de lo que le ofrezca el profesional que realiza el estudio. Si se quiere obtener una buena estimación del gasto anual en energía así como el estudio de la inversión que sería necesaria para conseguir ahorro energético y por tanto económico, el coste del certificar una vivienda estará en torno a los 250 €. No obstante el importe variará en función de otros factores como la complejidad de las instalaciones, los metros cuadrados, o la documentación que se aporte sobre la propiedad.
 
¿Qué validez tiene el certificado?
El certificado tiene una validez de 10 años, por lo que su repercusión anual es muy baja. Los potenciales ahorros a obtener superan con creces el coste del certificado.
 
¿Pueden exigir los inquilinos el certificado a los propietarios?
Si la vivienda no está exenta de su cumplimiento, el propietario tiene la obligación de tener dicho certificado. Cualquier persona o asociación de consumidores le podría denunciar por incumplimiento.
 
¿Existirán sanciones si no se dispone del certificado?
No tener el certificado implica una infracción en materia de consumidores y usuarios, así como una infracción en materia de certificación de eficiencia energética. Las sanciones pueden ser de hasta 600.000 euros, en función su gravedad. Puesto que la etiqueta energética debe incorporarse a toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler, se podría sancionar a propietarios o a inmobiliarias.
 
¿Hay ayudas para acometer estas mejoras?
El gobierno ha puesto en marcha una serie de ayudas para las comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas.
 

 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

 

Anuncios

SE VENDE CASA CON PISCINA, VISTAS AL MAR Y CERTIFICADO ENERGÉTICO A

Conozca todas las claves de la nueva clasificación con la que deberán contar todas las viviendas en venta o alquiler

 
 
 
Todos los inmuebles deberán acreditar cuál es su certificación energética, igual que si se tratara de una lavadora o un frigorífico. Son las famosas letras que equivalen a un mayor (letra A) o menor (letra G) grado de emisiones de CO2.
 
Sepa, por tanto, todas las claves para poder obtener dicha calificación sin sobresaltos.
 
P¿Qué edificios están obligados a contar con el nuevo certificado de calificación energética aprobado por el Gobierno?
 
R La obligatoriedad es para todas las operaciones de venta o alquiler de viviendas que se produzcan a partir del próximo 1 de junio, explica el director general de Knauf Insulation para España, Portugal, Latinoamérica y el Norte de África, Alberto de Luca.
 
P¿A dónde deben dirigirse sus propietarios para tramitar su concesión?
 
R Los encargados de otorgarlas son los técnicos certificadores ya homologados y aquellos que reciban formación del IDAE, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía. Se deberá hacer uso de los programas informáticos para certificar CE3 y CE3X. Estos programas generan un documento reconocido que certifica la eficiencia energética de los edificios según la escala de la A a la G y además incluyen recomendaciones para la mejora de dicha eficiencia.
 
P¿Qué parámetros medirá la consecución de dicho certificado?
 
R Tal y como explica Alberto de Luca, tendrá en cuenta la ubicación de la vivienda, su zona climática, los metros cuadrados de superficie, el sistema de ventanas, el tipo de inmueble, si se han efectuado con anterioridad rehabilitaciones, la antigüedad y sus sistemas de calefacción y refrigeración, entre otros. Con todo ello se genera un volumen de emisiones de CO2 que equivale a una escala de letras de la A a la G en función de si el inmueble es más o menos eficiente.
 
P¿Qué coste tendrá la obtención de este certificado para el propietario de la vivienda?
 
R Gobierno y empresas privadas no se ponen de acuerdo sobre las cuantías. Algunas fuentes lo sitúan en torno a 90 euros si se trata de un piso o inmueble promedio. Otras fuentes del sector privado lo sitúan entre unos 300 y 600 euros, según sea una casa unifamiliar o no y en función de su superficie.
 
P¿Para qué sirve obtener dicho certificado?
 
R El objetivo último es mejorar la eficiencia energética, fomentando el ahorro y el uso de las llamadas energías limpias. Tal y como ocurre en la actualidad con los electrodomésticos, la catalogación con una letra del grado de emisiones contaminantes de una casa permitirá comparar unos edificios con otros, de tal manera que se convertirá en un activo más a la hora de calcular su valor económico. Igual que los lavavajillas con mejores prestaciones en materia de eficiencia energética son mejor valorados por los consumidores por los ahorros en la factura eléctrica que generan, cuando una casa cuente con un certificado A, querrá decir que residir en ella es más confortable y genera más ahorros que hacerlo en otra con peor calificación.
 
P¿Qué ocurre si un ciudadano que va a comprar o alquilar una vivienda detecta que ese inmueble no tiene el correspondiente certificado?
 
R Esa es una cuestión que aún no se ha definido en el nuevo marco regulatorio, ya que se trata de un anteproyecto de ley que deberá tramitarse en las Cortes, y que el Ejecutivo ya ha pedido que se tramite por el procedimiento de urgencia. Por tanto, se desconoce si se articulará un sistema de sanciones para quienes incumplan la normativa. Fuentes de las empresas certificadoras consideran que serán los potenciales inquilinos y compradores de viviendas quienes con su exigencia de conocer la certificación energética de un edificio acabarán imponiendo su obligatoriedad.
 
P Una vez emitido, ¿hasta cuándo tendrá vigencia el certificado?
 
R El periodo de validez está previsto que sea de 10 años.
 
P¿Qué significado tienen las distintas letras que componen la clasificación?
 
R La escala de clasificación está basada en las emisiones de CO2 y son resultado de la división entre las emisiones del inmueble en cuestión y otro de similares características que cumpla o bien los requisitos del Código Técnico de la Edificación (viviendas construidas a partir de su entrada en vigor en 2007) o para edificios anteriores a esa fecha los valores medios de emisiones que registren inmuebles de características parecidas. Trasladar esos parámetros a una escala de letras será complicado, ya que dependerá del tipo de piso, localización y año de construcción.
 
P¿Qué ocurre si en una primera evaluación el certificado resultante es el que otorga la peor calificación?
 
R Se podrán realizar las obras que sean necesarias para mejorar la eficiencia energética de su hogar. Las empresas dedicadas a esta actividad aseguran que existen soluciones para todos los bolsillos que además se acometen sin necesidad de hacer largas y molestas obras y cuyos efectos son ostensibles ahorros. Alberto de Luca, de Knauf Insulation, pone como ejemplo la inyección de lana mineral en las fachadas. Una solución que permite un ahorro de hasta el 25% en la factura energética y puede estar lista en apenas 24 horas. Además, el plan de vivienda contempla subvenciones que aminoran el coste de esta clase de reformas para las comunidades de vecinos.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

 

DE LA “A” DE AHORRO A LA “G” DE GASTO. CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA EN MÁLAGA Y PROVINCIA

Desde el 1 de Junio de 2.013 todas las viviendas puestas en venta o en alquilar tendrán que mostrar la Etiqueta Energética, similar a la de electrodomésticos, con un código de colores y letras, fácilmente distinguible, y que facilitará a las consumidores la elección de la vivienda más eficiente y por tanto la que menos consumo de energía y ahorro económico tenga. Las letras y colores irán desde la “G” de gasto en rojo hasta la “A” de ahorro en verde.
 
La compra de una vivienda, significa la mayor inversión de una familia española, con esta medida, los usuarios dispondrá de mucha más información del inmueble que van adquirir, ya que esteCertificado  Energético, será emitido por Técnicos cuyos requisitos son estar en posesión de la titulación académica y profesional habilitante para la realización de proyectos o dirección y ejecución de obras de la edificación, según lo establecido en los artículos 10, 12 y 13 de la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, que se corresponde con la titulación de arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico, o ser técnico titulado competente  para la realización de proyectos de las instalaciones térmicas en los edificios, de acuerdo con el artículo 16 del Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. 
 
De esta forma, se van a promover las viviendas más eficientes y las que en el futuro tendrá mayor valor en el mercado inmobiliario.
 
Además esta normativa, hará disminuir el consumo energético y por ende nuestra dependencia energética que ronda el 70% con respecto al exterior. Desde fuentes del Gobierno se calcula que esta normativa conllevará ahorros anuales de  aproximadamente 32.000 tep, suponiendo que se realizaran actuaciones  de mejora de la eficiencia energética en un 10% de los edificios certificados y se consiguiera un ahorro medio de un 20% con las medidas que se adopten. 
 
Hay que recordar, que el Certificado de Eficiencia Energética además de calificar la vivienda, llevará unas relación de medidas para mejorar dicha calificación y por tanto disminuir el consumo energético y estas medidas además deben ser rentables económicamente y amortizables en un tiempo razonable.
 
certific.es, es una empresa malagueña formada por Técnicos Competentes en la Certificación Energética de viviendas, oficinas y locales comerciales y cuyo ámbito de actuación es por toda la provincia de Málaga. Ofrecemos el mejor precio, ya que no hay intermediación, sino que directamente trata con los Certificadores Energéticos.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

ANÁLISIS: EL CERTIFICADO ENERGÉTICO, UNA MEDIDA EN BENEFICIO DEL USUARIO FINAL

Optimizar los recursos energéticos con los que contamos es una obligación que los ciudadanos deberían tener interiorizada, y que está directamente asociada al ahorro de energía, crucial en los tiempos que corren.

 
 
La calificación energética es la expresión de la eficiencia energética de un edificio, vivienda o local, reflejada mediante una etiqueta que tiene la finalidad de proporcionar información a los propietarios o arrendatarios de un inmueble sobre el consumo de energía necesario para mantener las condiciones de confort térmico y lumínico, y la calidad del aire interior, requeridas por la sociedad actual.
 
La gran novedad que supone este Real Decreto, en relación con el RD 47/2007 que ya estaba en vigor desde 2007, es que amplía su ámbito de aplicación a los edificios, locales y viviendas existentes, que deberán obtener su calificación cuando se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor, es decir todos aquellos anteriores al mencionado año.
 
Una vez que entre en vigor esta nueva ley, la etiqueta antes mencionada, que ya nos puede resultar familiar porque desde hace tiempo aparece, por ejemplo, en los electrodomésticos, calificará los edificios por letras que van desde la A de “Ahorro” hasta la G “Gasto”. De esta forma, aparecerá en los anuncios de venta o alquiler y será habitual verla en los escaparates de las inmobiliarias y en los portales destinados al negocio inmobiliario.
 
Para conseguir esta “etiqueta” los propietarios de los inmuebles afectados deberán acudir a cualquier técnico que esté en posesión de la titulación académica y profesional habilitante. Es decir, Arquitectos, Ingenieros, Arquitectos Técnicos y Aparejadores, e Ingenieros Técnicos y Peritos. Siempre y cuando la persona certificante pertenezca a este colectivo, el usuario podrá elegir libremente a cualquiera de ellos.
 
Este técnico entregará al cliente un certificado que indicará la letra alcanzada en la certificación, la demanda de calefacción y refrigeración para mantener las condiciones interiores de confort, y el consumo de energía que supondría. Además, contendrá una relación de las medidas de necesarias que podrían aplicarse para conseguir mejorar la letra alcanzada en dicha certificación.
 
Las recomendaciones incluidas en el certificado de eficiencia energética deben ser técnicamente viables y podrán incluir una estimación de los plazos de recuperación de la inversión durante su ciclo de vida útil, exigiendo la Directiva Europea que estas medidas sean en cualquier caso rentables.
 
A título de ejemplo, una vivienda unifamiliar en Madrid, en la que se ha obtenido una calificación F, podría alcanzar la letra B si realizara algunas reformas: mejora del aislamiento de sus muros exteriores y cubierta, sustitución de carpinterías con doble acristalamiento, sustitución del equipo de climatización por uno de mejor rendimiento, e incorporación de una pequeña instalación solar térmica para cubrir la demanda de agua caliente sanitaria. En este caso el ahorro en calefacción supondría un 70%, lo que a su vez se traduciría en un ahorro real de unos 1.800 euros anuales.
 
En definitiva, se trata de una medida en beneficio del usuario final que a partir de este momento al alquilar o comprar un inmueble va a contar con toda la información que incide en su futura factura energética.
 
Pilar Pereda. Secretario de Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM)
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

GESTIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA: AHORRA Y GANA

Es curioso. Cada vez somos más responsables con el medio ambiente, cada vez tenemos más en cuenta el impacto de cualquier actividad en el consumo de energía, hoy en día existe una gran conciencia ciudadana en el sentido de que hay que cuidar de este planeta y de sus recursos… pero todos bajamos en ascensor los edificios. Antiguamente, la gente bajaba andando, incluso en algunas casas se avisaba con un cartel de que estaba prohibido bajar en ascensor. Nos hemos vuelto todos muy cómodos. Pero esto ya es cuestión de cada uno, de lo que cada cual quiera contribuir al ahorro energético, sin embargo cuando hablamos de la responsabilidad de las empresas en ese ahorro energético, tratamos de una cuestión que trasciende lo personal y se está convirtiendo cada vez más en una obligación, moral y legal, de las compañías respecto su huella medioambiental.
 
Buena prueba de que este asunto se ha convertido en algo más que una moda de concienciados y es una obligación más con un criterio por el que se va a evaluar a cada una de las empresas, es lo que las autoridades han decidido en Europa y ahora también en España. Se trata de que los edificios tengan su Certificado de Eficiencia Energética (EPC en inglés). Este documento describirá lo eficaz que es un inmueble en cuanto al consumo de energía y permitirá a propietarios e inquilinos comparar y evaluar activos en función de su eficiencia energética. Es el resultado de la Directiva 2010/31/EU de 19 de mayo 2010 sobre eficiencia energética de edificios, continuación de la Directiva 2002/91/EU de 16 de diciembre de 2002.
 
Esta directiva ya está implantada en el resto de Europa y llega ahora con retraso a España. A partir del próximo mes de junio se espera su entrada en vigor y obliga a que la mayoría de los inmuebles que se vendan o alquilen cuenten con un “certificado de eficiencia energética” lo que va a generar efectos muy positivos tanto para los ciudadanos en su conjunto como para sectores muy castigados por la crisis económica como el sector de la construcción. Para que esto sea así, es necesario que la entrada en vigor de la normativa europea vaya acompañada de medidas de estímulo y una correcta información a toda la sociedad. Otro aspecto interesante de esta medida, en un país con una gran dependencia energética, y en el que el 40% del consumo se estima corresponde a las edificaciones, es que propiciará la bajada significativa de ese consumo contribuyendo a la reducción de esa dependencia exterior.
 
“El objetivo es reducir un 20% la emisión de gases con efecto invernadero de los activos inmobiliarios de Europa”
 
Todos sabemos que la eficiencia energética consiste en hacer un uso racional de la energía utilizando aislamientos adecuados, un sistema de calefacción y aire acondicionado eficiente, lámparas de bajo consumo, etc. Por todo ello los EPCs serán una mejora útil y necesaria para la modernización de los activos inmobiliarios y un estímulo a la hora de realizar inversiones para la mejora energética de los edificios. El objetivo de la Directiva Europea es reducir un 20% la emisión de gases con efecto invernadero de los activos inmobiliarios de Europa y nosotros pensamos que los EPC son una herramienta necesaria para lograrlo. No obstante, si los propietarios no tienen la conciencia social necesaria será complicado; por eso es tan importante que las empresas punteras nos convirtamos en los ‘opinion makers’ y contribuyamos con nuestro ejemplo a dar la importancia necesaria a este tipo de actuaciones.
Existen muchas actuaciones puntuales concretas que pueden llevarse a cabo para mejorar el impacto de las edificaciones e infraestructuras, por ejemplo, el calibrado de las instalaciones de refrigeración, la instalación de iluminación de bajo consumo tipo LED o la renovación de fachadas y cubiertas de edificios protegidos para mejorar su coeficiente de aislamiento térmico y nivel de eficiencia. Todo lo relacionado con la preservación del entorno y la reducción del impacto medioambiental de la actividad empresarial debería ser un objetivo clave dentro de la Responsabilidad Social Corporativa de todas las compañías, y en nuestro caso, ya estamos trabajando para certificar toda nuestra cartera y pretendemos que nuestras adquisiciones cumplan con estos requisitos. Creemos que no solo es una inversión para nuestra compañía sino que también lo es para el conjunto de la sociedad por su efecto en el medioambiente. Como decía al principio, cada uno debe ser consciente de la importancia del ahorro en energía. ¡Ah! y bajar andando las escaleras también es bueno para la salud.
 
Manuel Rodríguez Guzmán es director de desarrollo y responsable de las actividades de sostenibilidad medioambiental en REDEVCO España.
 
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

DOS NUEVAS PLANTAS EÓLICAS AÑADEN 70 MEGAVATIOS A LA ENERGÍA RENOVABLE PROVINCIAL

La empresa Enel Green Power España ha completado la instalación de las nuevas plantas
 
La empresa Enel Green Power España ha completado la instalación de dos nuevas plantas eólicas en la provincia de Málaga –Angosturas y Madroñales–, añadiendo de este modo 70 megavatios nuevos a la capacidad instalada en Andalucía.
 
El parque eólico de Angosturas, ubicado entre los municipios malagueños de Teba y Campillos, está compuesto por 18 turbinas de dos megavatios cada una, por lo que la capacidad total instalada es de 36. La energía que producirá, estimada en 68 millones de KWh anuales, es capaz de satisfacer las necesidades energéticas de más de 25.000 familias españolas al año, evitando la emisión a la atmósfera de más de 50.000 toneladas de dióxido de carbono, según apuntaron en un comunicado.
 
El parque eólico de Madroñales, con una capacidad instalada de 34 megavatios, ubicado entre los municipios de Almargen, Campillos y Teba, está compuesto por 17 turbinas de dos megavatios cada una. Este parque podrá producir unos 77 millones de kWh al año, capaces de satisfacer las necesidades energéticas de unas 28.000 familias españolas, evitando la emisión a la atmósfera de más de 56.000 toneladas de dióxido de carbono. Los dos nuevos parques se encuentran entre los últimos incluidos en el plan industrial de la empresa.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

LA REHABILITACIÓN ENERGÉTICA DE LA VIVIENDA PUEDE REDUCIR EL CONSUMO DE CALEFACCIÓN EN UN 40%

 


Lo dice el Ente Vasco de la Energía, organismo dependiente del gobierno vasco. El EVE ha realizado un estudio sobre la utilización de la energía en el sector doméstico de Euskadi. Según ese estudio, el consumo doméstico supone un 8% de la demanda energética vasca y el 15% de la factura, es decir, unos 856 millones de euros. El Ente señala además en ese documento que “el consumo de energía por vivienda en Euskadi supone un gasto de mil euros anuales” y que “las mejoras estructurales en viviendas existentes pueden reducir el consumo de calefacción hasta un 40%”. 
 
El estudio elaborado por el Ente Vasco de la Energía (EVE) ha revelado que las unidades familiares son cada día más pequeñas, “por lo que se está incrementando el número de viviendas principales y se demanda un mayor grado de confort en los hogares, lo que se traduce en más equipamiento, y por tanto, en más consumo de energía”. Pues bien, teniendo en cuenta que los costes energéticos de los combustibles y la electricidad en los hogares son cada día mayores -dice el EVE-, resulta necesario “conocer en detalle” el modo en el que se consume la energía en la vivienda. Así, el estudio realiza un análisis de la situación actual del parque de viviendas de Euskadi, un parque principalmente urbano y costero, con una antigüedad media de 39 años, según el Ente.
 
2,8 veces más
 
Según ese informe, alrededor del 40% del consumo energético de una vivienda vasca corresponde a calefacción. La antigüedad de la vivienda es un factor clave en la pérdida de energía en forma de calor, señala el EVE: “un edificio construido antes de 1979 y sin reformar tiene una demanda en calefacción alrededor de 2,8 veces superior que otro construido después del año 2007, por lo que existe un potencial global de reducción del 40% del consumo en calefacción por mejoras estructurales reformando toda vivienda anterior a 2007”. En cuanto a los tipos de energía empleados, el gas natural se ha ido introduciendo progresivamente en el consumo doméstico hasta llegar a ser el principal combustible utilizado. En 2011, el consumo medio anual de gas natural por vivienda en Euskadi fue de 5.930 kWh, mientras que el de electricidad fue de 3.370 kWh. Otras energías menos empleadas son el gasóleo y los GLP. En el conjunto de todas las energías, una vivienda vasca consume al año el equivalente a 0,69 toneladas de petróleo. En lo que a las energías renovables se refiere, su uso en la vivienda está cada vez más extendido, aunque todavía sólo supone el 5,3% del total.
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

 

Nube de etiquetas