Certificado Energético en Málaga y Provincia | info@certific.es | 692-774-950 | 666-895-980 | 951 501 923

Entradas etiquetadas como ‘certificación energética’

EL 1 DE JUNIO ENTRA EN VIGOR EL CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA OBLIGATORIO

 

 
 
Desde el 1 de junio, todos los propietarios que vayan a vender o alquilar un edificio, vivienda o local están obligados a presentar un certificado de eficiencia energética al comprador o arrendatario.
Se trata de una nueva normativa que desarrolla el Real Decreto 235/2013 que aprobó el Gobierno el pasado 5 de abril, por la que todos los titulares de inmuebles que quieran vender o alquilar deben obtener previamente la certificación de eficiencia energética e incorporarla a la publicidad de su oferta.
 
El objetivo es que los consumidores puedan conocer de antemano las características energéticas de la vivienda o el local para valorar y además comparar sus prestaciones con otras que sean de su interés. Pero el certificado no afecta solo a fincas construidas, sino que también se refiere a las de nueva construcción.
 
En el caso de que la vivienda, local o edificio sea de nueva construcción, se indicará cuál fue la calificación con la que se diseñó el proyecto y cuál la calificación con la que se construyó. Por su parte, si se trata de una construcción existente, indicará cuál es la calificación que tiene el edificio.
El certificado solo puede ser emitido por un técnico competente y deberá registrarse en la Junta. Según explica Manuel Borrego González, asesor técnico del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Palencia y Burgos, «quienes primero deberían exigir este certificado son los clientes, así como las distintas personas afectadas como registradores de compra-venta o notarios». Añade que «al igual que se exige que una vivienda esté libre de cargas se debería exigir este documento».
 
etiqueta.  El certificado permitirá determinar la calidad de la vivienda desde un punto de vista de gasto y ahorro energético. La etiqueta energética clasifica los edificios desde la A (favorable o más eficiente) a la G (desfavorable o menos eficiente), «siendo lo habitual que una vivienda se encuentre en la C».
 
De esta manera, según concreta Manuel Borrego, «un buen certificado permitirá detectar dónde se producen los gastos innecesarios por las malas condiciones de la vivienda o las instalaciones, permitiendo al propietario aumentar la calidad del inmueble que desea vender o alquilar».
En este sentido, el Gobierno ha puesto en marcha una serie de ayudas para las comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas que deban acometer mejoras.
 
Con todo ello, el Real Decreto dispone que a partir del 1 de junio se debe presentar o poner a disposición de los compradores o arrendatarios el certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte de un edificio, según corresponda, para realizar operaciones de compraventa o arrendamiento.
 
Sobre el coste que supondrá este documento, Borrego explica que «hay libre mercado de precios», aunque apunta que suele rondar entre los 200 ó 250 euros.
 
Obligatorio: El documento es obligatorio para un edificio, vivienda o local que vaya a ser vendido o arrendado, así como para los de nueva construcción.
 
Sin excepciones: El Real Decreto no distingue entre viviendas y locales comerciales. Sólo se exceptúan los edificios industriales y los locales que tengan menos de 50 metros cuadrados o que se alquilen por menos de 4 meses.
 
Validez: El certificado tiene una validez de 10 años -después tendrá que ir renovándose-, por lo que su repercusión anual es muy baja. Los potenciales ahorros a obtener superan el coste del certificado.
 
Técnicos: La normativa establece que los ingenieros industriales pueden realizar los certificados energéticos, así como los ingenieros técnicos industriales, los arquitectos y los arquitectos técnicos.
 
Sanciones: No tener el certificado implica una infracción en materia de consumidores y usuarios, así como una infracción en materia de certificación de eficiencia energética. Según se indica en la información elaborada por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Palencia y Burgos, las sanciones pueden ser de hasta 600.000 euros, en función de su gravedad. Puesto que la etiqueta energética debe incorporarse a toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler, se podría sancionar a propietarios y a inmobiliarias.
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera
Anuncios

FERROLINERAS, CUANDO LOS TRENES RECARGAN LA BATERÍA DE LOS COCHES ELÉCTRICOS

  • Recogen la energía que producen los convoyes y que devuelven a la catenaria.
 
  • Podrían situarse junto a las estaciones, incluidas las de metro.
 

Los trenes eléctricos devuelven a la catenaria más energía de la que consumen. Toda esa electricidad puede ser aprovechada para múltiples usos. Uno de ellos son las ferrolineras, puntos de recarga para coches eléctricos con un coste mínimo y con un gran futuro por delante.
 
La ferrolinera, un proyecto del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para cargar coches eléctricos aprovechando la energía de frenada de los trenes, acaba de ser galardonado con el Premio Europeo de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), según destaca la web http://www.autocasion.com.
 
El objetivo de estas instalaciones es promover el desarrollo de la movilidad eléctrica urbana mediante el aprovechamiento de la energía generada al frenar los trenes y la integración de los sistemas auxiliares de apoyo basados en energías renovables, a través de puntos de recarga para vehículos eléctricos conectados a la red ferroviaria.
 
De esta forma, la energía recuperada a partir de este frenado y la energía fotovoltaica disponible en las marquesinas de los aparcamientos permiten la carga de baterías de los vehículos, gracias a un sistema de almacenamiento de la energía eléctrica y su distribución mediante postes de suministro.
 
Adif tiene actualmente en servicio dos ferrolineras, una en la estación de trenes de María Zambrano de Málaga y otra en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de esta ciudad.
 
Según la empresa encargada de las infraestructuras férrea, esta red de puntos de recarga de coches eléctricos puede ser extendida por toda España utilizando los espacios disponibles en 1.500 estaciones de tren de Adif y terminales logísticas. La entidad que preside Gonzalo Ferre define la ferrolinera como “un proyecto pionero a escala mundial”.
 
Entre otras ventajas, las ferrolineras favorecen el desarrollo de la movilidad eléctrica urbana, con la consiguiente reducción del consumo de energía y las emisiones de CO2; permiten una mayor infraestructura de recarga para coches eléctricos, lo que aumenta la confianza de los usuarios en este tipo de vehículos; aprovechan la energía de la frenada de los trenes para generar electricidad, lo que deriva en un importante ahorro económico y las numerosas estaciones de trenes y metro repartidas por España garantizan la mencionada existencia de un gran número de puntos de recarga y su cercanía a los conductores.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

EL LICEU, PRIMER TEATRO EUROPEO CON LA MÁXIMA CERTIFICACIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Con su apuesta por la sostenibilidad y la innovación, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha conseguido ser el primer teatro de Europa con la máxima certificación de eficiencia energética. Además, ha logrado un ahorro energético del 40% y una reducción de las emisiones de C02 del 54% al año.
 
El Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha obtenido la certificación de la norma ISO 50001 de Sistemas de Gestión Energética y se ha convertido en el primer teatro de Europa en conseguir esta distinción. La nueva certificación es fruto del modelo de gestión ambiental y energético del Liceu, que se basa en su compromiso medioambiental y su apuesta por la innovación tecnológica con financiación sostenible.
 
El Liceu ha conseguido de nuevo la máxima certificación en la materia después de ser, en el año 2004, el primer teatro de ópera de Europa en disponer de los certificados de la norma ISO-14.001 y el reglamento EMAS, y de haber sido galardonado con el Premio EMAS Catalunya a la mejor implantación ambiental del 2011, la Mención de Honor en materia de ahorro y eficiencia energética en el marco de los premios EnerAgen de 2012.
Entre los éxitos más importantes del Teatro destacan la reducción del 54% de las emisiones de C02 y del 40% del consumo eléctrico. Además, el Gran Teatre del Liceu ha conseguido un ahorro económico global de 343.000 euros/año, de los cuales 200.000 euros son gracias a la reforma de su central termofrigorífica.
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera

A PARTIR DEL PRÓXIMO DÍA 1 DE JUNIO, LAS AGENCIAS INMOBILIARIAS DEBERÁN PUBLICITAR EL CERTIFICADO ENERGÉTICO DE LOS INMUEBLES OBJETO DE VENTA O ARRENDAMIENTO.

 

Los propietarios de los locales de negocio destinados a uso independiente o de titularidad jurídica diferente serán los responsables de encargar y conservar el certificado de eficiencia energética.
 
 
Las agencias inmobiliarias, tanto en sus escaparates, como en sus Webs, así como en los portales de internet inmobiliarios, se deberá publicitar la etiqueta energética de los inmuebles objeto de compraventa o arrendamiento.

 
La certificación de eficiencia energética de un inmueble es el proceso por el que se verifica la conformidad de la calificación energética obtenida con el edificio existente y que conduce a la expedición del certificado de eficiencia energética existente.
 
Los propietarios de los locales de negocio destinados a uso independiente o de titularidad jurídica diferente serán los responsables de encargar y conservar el certificado de eficiencia energética.
 
Dando cumplimiento a la normativa comunitaria, el Consejo de Ministros ha aprobado el pasado viernes 5 de abril el Real Decreto de certificación energética de inmuebles para trasponer a la normativa española el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de los edificios.
 
La norma establece que a partir de 1 de junio de 2013 será obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos, para alquileres con una duración superior a cuatro meses, un certificado de eficiencia energética.
 
La normativa, que ya existe en España para los edificios de nueva construcción desde el Real Decreto 47/2007 del 19 de enero, establece que a partir de 1 de junio de 2013 será obligatorio poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos  (siempre que los alquileres tengan una duración superior a cuatro meses), un certificado de eficiencia energética.
 
Este certificado, además de la calificación energética del edificio, deberá incluir información objetiva sobre las características energéticas de los edificios, y, en el caso de edificios existentes, documento de recomendaciones para la mejora de los niveles óptimos o rentables de la eficiencia energética del edificio o de una parte de este, de forma que se pueda valorar y comparar la eficiencia energética de los edificios, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.
 
El citado Real Decreto establece que la etiqueta energética debe acompañar a cualquier actividad comercial que se realice para vender o alquilar el inmueble, ya sea vivienda, local de negocio u oficina. Por ello, en los portales de internet inmobiliarios, y en los escaparates de las agencias inmobiliarias se deberá publicitar la calificación energética del inmueble.
 
 En el resto de países de Europa, en los que cuentan con esta normativa de certificación energética de inmuebles, podemos ver en los escaparates de las agencias inmobiliarias como en los portales de internet las etiquetas energéticas como una característica más de la vivienda o local.
 
Este certificado evaluará la eficiencia energética del inmueble (edificio entero o parte del mismo), otorgándole una calificación en una letra que variará de la A a la G. El documento tendrá una validez de 10 años.
 
 
Además de la información objetiva sobre sus características energéticas, el certificado deberá incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del inmueble. El objetivo de la medida es fomentar el ahorro y la eficiencia, así como que se pueda valorar y comparar los edificios, con el fin de favorecer la promoción de aquellos que tengan alta eficiencia y las inversiones en ahorro de energía.
 
Se calcula que esta normativa conllevará ahorros anuales de aproximadamente 32.000 tep, suponiendo que se realizaran actuaciones de mejora de la eficiencia energética en un 10% de los edificios certificados y se consiguiera un ahorro medio de un 20% con las medidas que se adopten.
 
Por tanto, las viviendas, locales de negocios y oficinas que a partir del próximo 1 de junio se alquilen o se vendan habrán de contar con un certificado de eficiencia energética suscrito por técnicos que estén en posesión de la titularidad académica y profesional habilitante para la realización de proyectos de edificación o de sus instalaciones térmicas, elegidos libremente por el propietario. En caso de incumplimiento la norma prevé multas de hasta 3000 euros por infracción a los Derechos de los Consumidores.
 
[…]
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

¿MERECE LA PENA REHABILITAR UNA VIVIENDA?

 
  • Diversas experiencias sugieren que los ahorros superan las inversiones
  • Los estudios demuestran que el consumo energético se puede reducir hasta el 50%

Cerca del 60% de las viviendas que existen en España se construyeron sin ninguna normativa mínima de eficiencia energética, sin duda una de las razones por la cual el 38% de los españoles no está satisfecho con cómo los muros de sus casas les aíslan del frío y del calor, según una reciente encuesta del CIS.
 
Pero, ¿cuánto vale rehabilitar? ¿cuánto se ahorra con la fuerte inversión necesaria? “Los estudios reales que sobre rehabilitación demuestran que existe un ahorro efectivo del consumo energético del orden del 50%”, asegura Marta Húmera, responsable de proyectos de la Fundación La Casa que Ahorra.
 
Los colectivos profesionales especializados en esta tarea se esfuerzan demostrarlo. Es el caso de la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (Andimat), que durante el I Congreso de Rehabilitación Integral en la Edificación (RIEd), celebrado esta semana en Madrid, ha mostrado los efectos de una rehabilitación integral de un edificio de ocho viviendas en Madrid.
 
La fachada del edificio databa de 1978 y el precio de reformar la fachada alcanzó los 68.000 euros, que fueron sufragados en parte por una subvención de 23.983 euros de la Comunidad de Madrid, con lo que, finalmente, cada propietario abonó 5.567 euros.
 
“Pese a que la inversión por propietario era alta, tras la intervención se han conseguido unos ahorros en calefacción y refrigeración superiores a 1.273 euros anuales por vivienda”, dice Germán Hernando, presidente de Andimat. Y aunque es en la calefacción donde los vecinos han notado un mayor confort y ahorro (reduciendo su factura anual en 984 euros por piso), también se han podido ahorrar 289 euros en refrigeración.
 
A las ventajas del ahorro energético y económico hay que sumar la revaloración de las viviendas por el cambio de ‘look’ de la fachada. Además, “la comunidad ha aprovechado para añadir otras instalaciones como son las canalizaciones para ocultar el cableado que estaba a la vista”, concluye Hernando.
 
Caldera de biomasa
 
Otra de las experiencias compartidas en el congreso tuvo como protagonista al Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid, que mostró la instalación de una caldera de biomasa en la mancomunidad Plaza de Jazmín, compuesta por 248 viviendas repartidas en siete edificios en Alcalá de Henares.
 
Calderas de biomasa instaladas en la mancomunidad Plaza del Jazmín, en Alcalá. | E.M.
En 2011 la mancomunidad decidió sustituir su instalación de calderas de gasóleo, que tenía más de 33 años de antigüedad, por otra más eficiente de biomasa.
 
El coste de instalación superó los 290.000 euros y la mancomunidad recibió una ayuda del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), aunque se quedó fuera del programas de ayudas dela Comunidad de Madrid, que financia hasta el 30% de este tipo de proyectos.
 
La fórmula utilizada es este caso fue el arrendamiento durante 10 años con la empresa de servicios energéticos (ESE), que se se compromete al suministro de biomasa y el mantenimiento, por un coste de 56.311 euros al año. El precio del alquiler se revisa al año con un euribor + 1,5.
 
Para la presidenta de la mancomunidad, Pilar Lourdes Pérez reconoce que al principio costó convencer a los propietarios, pero afirma que “ha sido una de las mejores decisiones”. Sin tener en cuenta el arrendamiento mencionado, el cambio de gasóleo a biomasa les supuso un ahorro de 115.000 euros en este ejercicio 2012/2013. Esto es, 463 euros anuales por propietario.
 
Sumando el consumo de biomasa (106.000 euros) y el gasto anual del arrendamiento (56.311 euros), la mancomunidad ha tenido un gasto de 162.311 euros. “Con gasóleo, el gasto de combustible hubiera ascendido a 221.000 euros”, explica el administrador de la finca, Ricardo Pulido que recalca que “dentro de 10 años no habrá que pagar el coste del arrendamiento con lo que el gasto será menor”.
 
Ayudas del IDAE
 
Con una dotación presupuestaria de 100 millones, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) promoverá, entre otras medidas, la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica y la sustitución de la energía convencional (gasóleo, carbón, etc.) por biomasa en las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria (ACS) de los edificios de viviendas existentes.
 
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

APROBADO EL REAL DECRETO DE CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE VIVIENDAS Y EDIFICIOS EXISTENTES

Hoy, viernes 5 de abril de 2.013, se ha aprobado ¡por fín! el Real Decreto de Certificación Energética de Edificios Existentes.
 
¿Qué va a implicar este nuevo Real Decreto?
 
A la espera de consultar el texto definitivo, que se espera se publique mañana en el BOE, todas las viviendas, oficinas o locales comerciales puestos en venta o alquiler deberán disponer del Certificado de Eficiencia Energética, el cuál, asignará una Etiqueta Energética al inmueble de modo similar a los electrodomésticos, clasificándolos con una serie de letras y colores fácilmente distinguibles por los consumidores de dichos inmuebles, con el objetivo de que reconozcan fácilmente la hipoteca energética asociada al inmueble, promocionando y fomentando las viviendas más eficientes que con el tiempo tendrán mayor valor en el mercado.
 
En toda oferta, promoción o publicidad deberá aparecer la Etiqueta Energética.
 
 
Será el propietario del inmueble el que debe asumir el coste del Certificado de Eficiencia  Energética. La validez del Certificado Energético será de 10 años.
 
No será necesario conseguir una “nota mínima” para poder vender o alquilar y no será obligatorio realizar ningún tipo de reforma. Eso si, el Certificado Energético, incluirá una serie de medidas de mejora de la calificación energética obtenida subiéndola como mínimo en un escalón.
 
Se estima que la diferencia entre una vivienda “A” (la más eficiente) y una vivienda “G” (la menos eficiente) es en torno a un 70% de ahorro de energía.
 
Desde Certific, comenzamos nuestra actividad con muchas ganas e ilusión. Ofrecemos calidad, economía y rápìdez en nuestros servicios.
 
 
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS EXISTENTES: UN NUEVO ESCENARIO

Probablemente nunca hemos sido tan conscientes de la importancia de la energía en nuestras vidas como lo somos en la actualidad. Toda nuestra sociedad gira en torno a ella ya que, directa e indirectamente, impregna cada actividad que realizamos. Las transformaciones que se han producido como consecuencia tienen costes en términos económicos, sociales y medioambientales de los que no debemos desentendernos y, por ello, tenemos que interiorizar que la energía ‘cuesta’ y que es nuestra obligación minimizar este coste.
 
Parafraseando una máxima del sector, podríamos decir que “no hay mejor energía que aquella que no se consume”, ni menos contaminante, ni más sostenible y, por supuesto, ni más barata que aquella que no necesitamos producir. En esta premisa se basa la Eficiencia Energética: consumir la mínima cantidad de energía necesaria para cubrir nuestras necesidades ya sean personales, industriales, sociales, etc.
 
De todas las decisiones que podemos tomar a lo largo de nuestra vida, una de las más importantes es, sin duda, la adquisición de nuestra vivienda habitual. Resulta paradójico que, ante esta elección clave en nuestro día a día, no dispongamos de toda la información necesaria para hacerlo con la mayor de las garantías en materia energética. Ésto era así hasta la entrada en vigor del CTE, al amparo de dicha norma se instauró el Certificado de Eficiencia Energética para Edificios (RD47/2007) para las nuevas construcciones a partir de aquel año, con el objetivo de contar con un procedimiento para comparar energéticamente edificios a partir de una escala establecida en función de emisiones de CO2 (aunque bien podría haber sido kWh/m2) sustanciada en su Etiqueta Energética.
 
A día de hoy la implantación de este certificado es testimonial y aunque no hay un registro que aglutine los datos de las comunidades autónomas, me atrevo a decir sin miedo a quedarme corto que menos del 10% de los edificios que obligatoriamente deberían estar certificados lo están realmente. Además, en breve debe publicarse el procedimiento para certificar edificios existentes, lo que tendría que haber ocurrido antes de fin de 2012, y por cuyo incumplimiento la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de sanción a España, que obligará a que los edificios tanto para venta como para alquiler muestren su Etiqueta Energética.
 
Es evidente que el número de edificios a certificar será ingente y que el número de técnicos cualificados es a todas luces insuficiente para abordar este reto. La norma prevé esto último, y además de aquellos con competencias en edificación e instalaciones térmicas de los edificios, se incluye el término de técnico certificador habilitado aunque aun sin detallarlo demasiado. Por lo tanto, la Certificación Energética de Edificios Existentes supondrá una importante oportunidad laboral para un gran número de técnicos que podrán orientar su actividad profesional a este nuevo e imprescindible escenario. Por ello, formarse de manera adecuada en este campo será una gran ayuda para abordar este nuevo nicho de mercado que se abre a los profesionales del sector.
 
Juan Antonio Delgado es ingeniero industrial y profesor de Certificación Energética de Edificios en EADIC (Escuela Abierta de Ingeniería y Construcción).
 
 
 
Málaga, Alameda, Alcaucín, Alfarnate, Alfarnatejo, Algarrobo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almáchar, Almargen, Almogía, Álora, Alozaina, Alpandeire, Antequera, Añoreta, Árchez, Archidona, Ardales, Arenas, Arriate, Arroyo de la Miel, Atajate, Axarquia, Benadalid, Benahavís, Benalauría, Benalmádena, Benamargosa, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Borge (El), Burgo (El), Campillos, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Cañete la Real, Carratraca, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casarabonela, Casares, Chilches, Chilches Costa, Coín, Colmenar, Comares, Cómpeta, Cortes de la Frontera, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Cútar, Estepona, Faraján, Frigiliana, Fuengirola, Fuente de Piedra, Gaucín, Genalguacil, Guaro, Humilladero, Igualeja, Istán, Iznate, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Macharaviaya, Málaga, Manilva, Marbella, Mijas, Moclinejo, Mollina, Monda, Montejaque, Nerja, Ojén, Parauta, Periana, Pizarra, Puerto de la Torre, Pujerra, Rincón de la Victoria, Riogordo, Ronda, Salares, San Pedro de Alcántara, Sayalonga, Sedella, Sierra de Yeguas, Teba, Tolox, Torre del Mar, Torremolinos, Torrox, Totalán, Valle de Abdalajís, Vélez-Málaga, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Viñuela, Yunquera.

Nube de etiquetas